APRENDIENDO A SACAR BICHOS

SE CREA UNA ESCUELA LUTERANA PARA EXORCISMOS

APRENDIENDO A SACAR BICHOS
© Juanca Romero Hasmen / Diario de Avisos
¡Satán, abandona este cuerpo! Con esta contundente frase los exorcistas oficialistas y “saca bichos” de grado inferior, culminan el proceso conocido como exorcismo. En los últimos días hemos conocido como en Argentina, un afamado exorcista ha abierto la primera escuela del país, dedicada a la enseñanza para combatir al diablo, a ese rojizo y cornudo Ser que ahora pintan de atractivo galán en las series de televisión. Debe ser tarea harto complicada esa de sacar algo tan obtuso y de ese volumen del interior del cuerpo, atendiendo a la experiencia más aproximada y a la que estamos más acostumbrados que es la famosa extracción del moco enquistado o resistente. Pero en Argentina están de enhorabuena con la intermediación del obispo y exorcista Manuel Acuña, perteneciente a la Iglesia Carismática Luterana Independiente. Este buen hombre asotanado, afirma que entre otras cosas, el diablo se introduce en el interior de algunos compositores para ocultar en las letras de las canciones mensajes subliminares de captación para ingresar en el ejército de las tinieblas y aliarse con las fuerzas del mal. Esta escuela no está restringida exclusivamente a religiosos, sino que los laicos también pueden disfrutar de sus enseñanzas durante los 3 años que dura la formación. Psicología, filosofía, antropología, parapsicología, demonología e incluso brujería, son algunas de las asignaturas que los aplicados alumnos deben superar antes de titularse como consultores en asuntos demoniacos en el área de América Latina.
El bueno del obispo Acuña ha realizado más de 1200 exorcismos a lo largo de su trayectoria, lo que posiblemente le convertiría en el cura “saca bichos” más fértil en este controvertido terreno. Pero que nadie corra a coger billete de avión hacia Argentina para matricularse en la escuela del televisivo cura pensando que se convertirá en un exorcista como los de verdad, en realidad esa labor seguirá correspondiendo a un empleado de la Iglesia, dejando las labores de consultoría a los alumnos que logren alcanzar la culminación de los estudios. Digamos que estudias para volar, pero no llegarás a ser piloto sino auxiliar de vuelo. No sé qué pensará de esto el Padre Fortea, que lleva años anunciando el declive de la defensa contra el mal, y como éste se está haciendo fuerte a través de herramientas como Internet y videojuegos. Sea como sea, y en mi particular caso, no tengo pensado cursar estudios para vencer al maligno, y menos ahora que algunos afirman que viene vestido de Pokemon y se cuela hasta por debajo de las maritales sábanas. El placer de encontrarme un bichejo endemoniado dentro del váter, en el cubo de la basura o directamente sentado en mi esquina del sofá, no lo sustituyo por nada aunque ya estén saliendo los de las paranoias del gran brazo del demonio illuminati y derivados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies