CATALINA LERCARO: ENIGMAS Y FRAUDES

CATALINA LERCARO: ENIGMAS Y FRAUDES
© Juanca Romero Hasmen
En alguna que otra ocasión, y en este mismo espacio dominical, hemos mentado los supuestos fenómenos extraños que ocurren en el palacio Lercaro, sede del Museo de Historia y Antropología de Tenerife. A nadie se le escapa que cada vez que nos referimos a las casas encantadas, apariciones, sonidos extraños, etc., debemos contar con un alto porcentaje de contaminación interpretativa, lógica sugestión y fraude intencionado. Y es precisamente el fraude, un aspecto que siempre intentamos eludir, pero que no desaparece por darle la espalda. En el conocido como “Expediente Lercaro”, a pesar de que existen ingredientes verdaderamente interesantes, el protagonismo lo abandera la leyenda de Catalina, sobre la que en otras ocasiones hemos puesto en duda hasta su propio nombre.
Una joven en edad casadera, un pozo, un suicidio y apariciones fantasmales que recorren todo el inmueble. Con estos elementos, y a lo largo de las últimas décadas, propios y extraños hemos ido tejiendo una historia con variantes en el hilo argumental, aderezando lo poco real conocido con lo mucho de ficción inducida. En la Casa de los Lercaro de la calle San Agustín de La Laguna, se producen anomalías, y de eso no me cabe la menor duda. De entre un buen puñado de testimonios recogidos, podemos cribar algunos verdaderamente intensos e interesantes, provistos de un halo de credibilidad a tener en cuenta. Me reitero, tengo el convencimiento de que en ese inmueble lo inexplicable se hace presente en algunas ocasiones. Pero debemos ser objetivos, y poner sobre la palestra otra realidad que coexiste en el lugar, y es el fraude que curiosamente, en la mayoría de las ocasiones viene armado por algunos divulgadores expertos en perpetuar falsos misterios, intentando mantener sus biografías reverdecidas y revalorizadas con el paso del tiempo. En este periplo me he topado con alguno que difundió una supuesta psicofonía grabada en su casa, como si hubiese sido grabada en el actual museo. A otros se les ocurrió montar una cómica historieta sobre una onomatopéyica rueca, que nunca dejó de ser un burdo ruido para cree tontos o tontos crédulos, según el ojo clínico que lo vea. Insisto en que el “Expediente Lercaro” tiene vitalidad propia sin necesitar que se inventen trolas sobre él.
No todo circo está provisto de payasos. En ese inmueble hay códigos ocultos, historias de familias y tramas. Las anomalías existen, y sobre la autenticidad de ellas, habla el colectivo cultural Territorio del Misterio, conocedor de estos temas, y que el próximo sábado 1 de julio, en horario de tarde, recorrerá las calles laguneras y la casa Lercaro para desgranar sus enigmas y leyendas. Puede inscribirse al precio de 10 euros en territoriodelmisterio@gmail.com o en el WhatsApp 628.368.842. Catalina Lercaro tiene muchas cosas que contar… ¿Te lo vas a perder?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies