DESASTRE EN TORREMONTALBO

Agosto 2014 © Alexandra Fernández

DESASTRE EN TORREMONTALBO

© Alexandra Fernández

El sábado 27 de Junio de 1903 hacia las tres de la tarde, aconteció el mayor accidente ferroviario ocurrido en España hasta la fecha. El trágico suceso se cobró 44 muertos y más de 80 heridos.

El tren correo 160, de la Compañía de Ferrocarriles del Norte, formado por una locomotora de vapor, 10 coches de pasajeros y 7 vagones, salía de madrugada de Bilbao con destino a Zaragoza. En la estación de Miranda de Ebro se le añade una segunda locomotora, hecho que no queda claro del todo el por qué. Al llegar al tramo de Torremontalbo y disponerse a cruzar el puente por el que atravesaba la vía; la primera locomotora llegaba al final de éste cuando algo hizo que la segunda locomotora se saliera de la vía y con ella el resto del convoy. Los vagones volcaron y con gran estrépito chocaron contra las vigas del puente y cayeron al cauce del  río Najerilla. Fue tal el estruendo, que acudieron al lugar los vecinos de la localidad vecina de Cenicero para ver lo ocurrido. Una vez llegaron, se encontraron la locomotora descarrilada y bajo el viaducto un amasijo de hierros y maderas de las que salían las voces de los supervivientes. Cuentan que incluso Conchita Manso de Zúñiga, hija de los condes de Hervías, que vivía cerca, acudió en socorro de los heridos y más tarde su padre, el conde de Hervías, con criados y jornaleros. Sin pensárselo dos veces los vecinos cenicerenses rescataron en menos de nueve horas sin medios adecuados, ya que hasta la media noche no llegó el tren de Logroño con el material necesario, a casi todos los heridos, incluidos los fallecidos. Prestaron auxilio, recursos y alojamiento en sus propios domicilios a los accidentados, ya que los centros de salud y hospitales improvisados estaban desbordados, y enterraron en su cementerio los cadáveres.

Accidente de tren en Torremontalbo, La Rioja

Accidente de tren en Torremontalbo, La Rioja

Según el informe pericial encargado por el juez para el juicio del caso, los motivos de tal catástrofe fueron: el puente y la vía se encontraban en muy mal estado de conservación, además consideraron que la velocidad del tren era excesiva. La investigación fue bastante pobre. Llegaron a concluir que la causa del desastre había sido el conjunto o cada uno de los factores anteriormente dichos, y que era un “milagro” que no hubiese ocurrido antes. Los contra informes en cambio dan su teoría sobre el siniestro. Lo más probable es que fallase el enganche entre las locomotoras y el movimiento repentino de vaivén resultante provocase el descarrilamiento. Finalmente se cerró el juicio sin ningún culpable y sin que se supiese a ciencia cierta las causas de la catástrofe.

Lo que es admirable de este pequeño retazo de  nuestra historia, es el carácter humanitario que mostraron todos los vecinos de los alrededores sin distinción de clases, prestando toda su ayuda para atender a las víctimas del siniestro. Algunos fallecieron en dicha acción, exhaustos por sus esfuerzos como pudo ser el guardia civil perteneciente al puesto de Badarán; Manuel Castor Aguirre, al cual quiero hacerle un pequeño homenaje desde aquí, al igual que a los habitantes del pequeño municipio de Torremontalbo y Cenicero, en los que sin duda alguna aun recuerdan este suceso como si fuese ayer, tras haber pasado de generación en generación las vivencias de esas personas que un día sin más se vieron desbordadas e impotentes ante un acontecimiento de estas dimensiones para las que nunca se está preparado, y hace que florezca el verdadero carácter y sentimiento humano que realmente nos hace personas. Cenicero se ganó el título de «Ciudad Muy Humanitaria». Y en 1904 Alfonso XIII les concede el “Título de Ciudad”. Como bien dijo el escritor Mariano de Cavia “Al pasar por Cenicero hay que quitarse el sombrero”.

PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies