Diez claves para pillar a un mentiroso/a

Fuente: Que.es

Diez claves para pillar a un mentiroso/a

Dicen que las mentiras tienen las patas muy cortas y que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Es cierto, en seguida se nota cuando mienten o no las personas. Atento a estos signos para cazarles.

HABLA MÁS LENTO DE LO NORMAL.  Cuando alguien te está contando una mentira se pone bastante nervioso, la presión arterial aumenta y el ritmo cardíaco se dispara. Por eso el mentiroso querrá disimular y parecer sereno hablando lentamente y con más pausas de lo habitual. También sucede esto porque la persona tiene que pensar y elaborar bien la mentira para que no haya contradicciones en su versión de los hechos, aunque lo que no sabe es que se está delatando con tanta parsimonia.

DESVÍA LA MIRADA A LA IZQUIERDA.  El cerebro se divide en dos hemisferios: en el derecho se guardan los recuerdos verdaderos, y en el izquierdo, el aprendizaje. Si la persona desvía la mirada hacia la izquierda, tu derecha si la tienes en frente, es que no te está contando nada verdadero.

PIDE QUE LE REPITAS LA PREGUNTA.  Te ha escuchado perfectamente pero vuelve a preguntar. No te dejes engañar porque esto lo hacen para ganar tiempo y permitirse pensar durante unos segundos más en la mentira que te van a contestar, y así calmar sus nervios. Tras recibir la pregunta por segunda vez, tardará en contestar si te está mintiendo, por el contrario, será que probablemente no te haya escuchado la primera vez.

SE MUERDE LOS LABIOS. Es uno de los signos físicos que los psicólogos han observado en las personas que no dicen la verdad. Esto va acompañado de levantar continuamente las cejas y parpadear más de doce veces por minuto.

NO DA DETALLES. El mentiroso te contará su historia sin entrar en pequeños ni en grandes detalles. Hará como si fuera un telegrama con poca información para que retengas sólo lo que le interesa. Al no dar detalles en el relato, el que está escuchando le hará preguntas a las que muy probablemente no sepa contestar.

SE RASCA LA NARIZ. Es la parte física de la cara que más delata a un mentiroso. La persona que miente produce mucha más adrenalina que la que no lo hace, provocando un aumento de la presión arterial que hará que tenga que rascarse la nariz continuamente.

CRUZARÁ PIERNAS Y BRAZOS. Una persona que miente no se sentirá nada cómoda durante la conversación. A modo de defensa cruzará las piernas y brazos porque tus posibles preguntas le producen una sensación en la que no se siente protegido por sí mismo.

NO SE MOVERÁ DURANTE LA CONVERSACIÓN. Los movimientos salen de forma espontánea en una conversación pero si hay una persona que no se mueve nada es porque sus nervios y su incomodidad no se lo permiten. Esto les pasa hasta las personas que son muy inquietas.

SI LE INTERRUMPES Y SE PONE NERVIOSO.  Una prueba de fuego es interrumpir el relato del mentiroso con un comentario tonto, por ejemplo, el tiempo que hace. Si la reacción de la persona es de enfado y no sabe continuar con su historia para no dormir, te echará la culpa por haberle interrumpido, se pondrá nervioso y no podrá continuar con el relato.

¿ME ESTÁS LLAMANDO MENTIROSO? Si la persona con la que estás tratando de “razonar” la mentira te hace esta pregunta le debes contestar que sí, que efectivamente es un mentiroso. Las personas que no dicen la verdad dirán esto como modo de defensa ya que se sienten intimidados.

PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies