EL MILAGRO DEL COJO DE CALANDA

ENTREVISTA CON EL INVESTIGADOR Y ESCRITOR, ÁNGEL BRIONGOS MARTÍNEZ

EL MILAGRO DEL COJO DE CALANDA
© Juanca Romero Hasmen
El protagonista del milagro fue un joven llamado Miguel Pellicer, y el escenario la villa aragonesa de Calanda. Se cuenta que Pellicer cayó de un carro cargado de cereal mientras lo conducía, con la mala fortuna de que una rueda le aplastó la pierna derecha. Debido a este accidente, fue necesario amputarle la pierna por debajo de la rodilla. Estuvo ingresado por largo tiempo en el hospital, pasando después a ser mendigo a las puertas del templo de Nuestra Señora del Pilar, por la que sentía gran devoción. Cada jornada, el lisiado untaba el muñón de su pierna con aceite de las lámparas que ardían en el templo mientras pedía limosnas a los fieles que por allí accedían. Cuenta la leyenda que estando acostado en casa de sus padres, descubrieron que al muchacho le había sido restituida la pierna amputada de forma milagrosa. Tras aquel insólito acontecimiento, y pasado un tiempo, las autoridades eclesiásticas dictaron que se había tratado de una curación milagrosa. El portento se conoció rápidamente por la Corte de Felipe IV y por diferentes países europeos, perpetuando así aquel excepcional hecho.
Antonio Gascón Ricao y Ángel Briongos Martínez han publicado “El Milagro del cojo de Calanda, la génesis de un mito”, bajo el sello editorial Geoda, resultado de una rigurosa y exhaustiva investigación acerca del milagro más increíble de todos los tiempos. Hace unos días he podido hablar largo y tendido con Ángel Briongos, uno de sus autores.
En el camino, diez años de investigación continuada. ¿Cómo se gesta la idea de escribir este libro con más de 700 páginas? – En realidad más años porque empezamos la investigación acabando el siglo pasado, por lo que la verdad sobre el denominado “milagro de los milagros”, se nos ha estado revelando en el intervalo de dos milenios. Cuando comenzamos, no imaginábamos tantos descubrimientos nuevos y viejas ocultaciones que íbamos a destapar, en la que habían participado todos los implicados, desde el siglo XVII hasta hoy.
¿Qué hechos se han argumentado hasta ahora para darle valor de milagro a esta historia? – Los documentos que se conservan, precisamente los mismos que utilizamos nosotros, y que no cuentan realmente lo que nos han estado diciendo sobre este misterio, en artículos cortos y columnas de opinión.
Ángel, ¿el milagro ya no es milagro? – Si leemos las reproducciones de las copia del Proceso canónico, ya que nunca se ha dejado ver ni tan siquiera esta copia a los investigadores, descubriremos desde la objetividad y no desde la fe, que el milagro nunca debió de haber sido tal; pero pesaron más los intereses personales de ciertos sectores del clero, que en aquel momento aparecían enfrentados por obtener la catedralidad de un par de templos: el del Pilar o el de San Salvador. En realidad una lucha de poderes eclesiásticos internos.
Tanto Antonio Gascón como tú –ambos autores del libro-… ¿unos valientes al destapar la verdad sobre este “milagro”? – Eso nos han dicho en algunas presentaciones del libro, en pleno siglo XXI.
¿Con la Iglesia hemos topado? – Más bien con cierto sector de la iglesia al que todo le vale con tal de conseguir sus objetivos. Habría que decir que hemos topado con personas, con sacerdotes que no han tenido escrúpulos a la hora de confabular nuevas leyendas que añadir a este episodio peculiar, amparados por la confidencialidad del pueblo analfabeto, aparentemente un poco menos hoy, gracias a una educación todavía pobre y que aún se ve lastrada por la religión.
¿Cómo ha sido el itinerario en relación a la búsqueda de los documentos que prueben los hechos? – Al principio fue como recorrer un desierto ya caminado por otros, donde sólo aparecían fuentes documentales relacionadas con el clero, fuentes secas; pero como todo buen desierto tiene sus oasis ocultos, fue cuestión de encontrar uno y seguir caminando hasta encontrar otro, y así hasta dar con un vergel de documentos civiles y eclesiásticos, que desvelaron una serie de acontecimientos más humanos que divinos, donde aparecen nuestras pequeñas miserias en lugar de prodigios. Un itinerario muy laborioso.
¿Se desentierra el cuerpo de Miguel Pellicer y qué es lo que se descubre? – Silencio. Se descubre silencio porque hasta no descubrir nosotros en mitad del desierto la exhumación secreta, toda aquella operación había sido ocultada. Curas, políticos, médicos forenses, letrados, guardia civil, el notario de turno… Todos hicieron pacto de silencio, hasta los enterradores que sacaron y volvieron a enterrar al supuesto cojo de Calanda. La única fotografía que existe de sus restos muestra dos escarpines de cuero de la época en que vivió Pellicer, y dos calzas ortopédicas, una de ellas curiosamente más larga que la otra, con la intención de disimular su cojera.
Con anterioridad a este libro, ¿Miguel Pellicer era el gran desconocido? – Él y el vicario de Calanda. Esos eran los grandes desconocidos de entonces, y también de hoy. Ahora han pasado a ser los grandes pícaros del portento, especialmente el vicario, que estaba siendo juzgado por la inquisición.
¿Una historia de buenos y malos, o simplemente donde la picaresca es protagonista? – Dejémoslo sólo en una historia de pícaros, cuyas artes ya descubrió Quevedo en su Buscón, catorce años antes del milagro de Calanda.
¿Caso resuelto? – Parece que sí.
¿Para qué tipo de lector está recomendado este libro? – Para aquellos que no se conforman con que otros les impongan su manera de ver y entender el mundo… Para profesores y estudiantes de medicina y derecho… Para periodistas de investigación e historiadores… Para los que creen y los que no… Para los curiosos y para los que empiezan a investigar, etc. Pero especialmente ahora lo recomiendo a los directores de cine.
En nombre de los lectores, muchas gracias por atender a este diario.
– A vosotros, por valientes también.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR