EL MISTERIO DE LOS FILIICHRISTI DE AGULO

ENTREVISTA CON EL ESCRITOR DANIEL MARÍA

EL MISTERIO DE LOS FILIICHRISTI DE AGULO
© Juanca Romero Hasmen
Mística y misterio, ingredientes ambos de una de las historias más curiosas y desconcertantes de cuantas podremos escuchar.  En los años 20 del siglo pasado, en Agulo, La Gomera, un grupo de intelectuales y artistas crearon un círculo o sociedad mística, una congregación de corte aparentemente cristiano en la que tuvieron cabida enseñanzas masónicas, y teosóficas, incorporando prácticas como el celibato, la meditación, la hipnosis y mediumnidad… Algunos vestían con hábito y dormían sobre el suelo para alinearse energéticamente con la Tierra, otros plasmaron sus creencias esotéricas en novelas y a otro se le pierde la pista en el evocador Tíbet. El metódico escritor Daniel María acaba de publicar el libro ”El misterio de los filiichristi de Agulo”, que bajo el sello editorial Baile del sol, presenta un exhaustivo trabajo de investigación verdaderamente esclarecedor.
Portada "El misterio de los filiichristi de Agulo"

Portada “El misterio de los filiichristi de Agulo”


¿Quiénes fueron los filiichristi?
-Fueron un grupo de amigos, todos naturales de Agulo (La Gomera), a excepción de uno de ellos, que llegaron a crear una congregación teosófico-cristiana en los años veinte del pasado siglo.
Interesados en las letras, la filosofía, las mancias, los conocimientos orientales, teosofía, esoterismo… ¿Eran librepensadores?, ¿eran masones? -Librepensadores que, como bien dices, se interesaron por múltiples conocimientos, sabidurías y credos. Cuatro de ellos pertenecieron a la masonería: a las Logias de Añaza (Tenerife) y Fuerza Numantina (Madrid).
¿La represión franquista convirtió a los filiichristi en perseguidos como también ocurrió por ejemplo con los masones? -A cuatro de ellos, precisamente a los que pertenecieron a logias, se les procesó y condenó durante el franquismo. Uno de los filiichristi desapareció para siempre, aunque su último rastro alude al Tíbet, y los otros tres vivieron en Madrid y Tenerife. La Guerra Civil abortó de raíz el proyecto de la congregación.
¿De dónde proviene la creencia popular de que los integrantes de este grupo eran capaces de hablar con los muertos? -En la investigación he seguido dos grandes líneas: la que proviene directamente de la documentación y la obra literaria y periodística de los filiichristi y la ofrecida por la memoria  colectiva que se mantiene viva en Agulo, gracias a personas que los trataron íntimamente. Según los testimonios recogidos, muchas personas acudían a ellos para encontrar objetos perdidos, saber del paradero de familiares durante la guerra y la emigración y para contactar con seres de otra dimensión. Además, Pedro Bethencourt Padilla, uno de los filiichristi, explica en el prólogo de su libro La corrupción del mundo o el imperio de la magia, que seres de otro mundo lo han elegido para redactar las advertencias que ofrece en su obra, por lo que él no es el autor sino el medio del que se han servido los otros.
¿Vivió La Gomera de espaldas a los filiichristi? -En gran medida, sí, porque la acción de los filiichristi se llevó a cabo de puertas para adentro, en su pueblo. No obstante, eran conocidas sus reuniones en el cementerio de Agulo y en el Garajonay. También hay testimonios de reuniones en el faro de San Sebastián, capitán de La Gomera. Parece que llegaron a establecer una pequeña célula en Vallehermoso, otro municipio del norte de La Gomera, pero debió ser un episodio muy corto porque apenas existen referencias. En Agulo eran muy conocidos, pero hay que tener en cuenta las dificultades de aquel momento para trasladarse de un pueblo a otro, lo que originó que el epicentro de su historia sea Agulo.
Agulo en 1927. Fotografía recuperada y restaurada por Pedro Cruz Vera

Agulo en 1927. Fotografía recuperada y restaurada por Pedro Cruz Vera

Y la isla del siglo XXI, ¿sabe de ellos? -Desde que comencé a investigar y a ofrecer charlas sobre los filiichristi, tanto en La Gomera como en Tenerife y Gran Canaria, ha aumentado el interés por este grupo místico y esotérico. En el Agulo actual están muy presentes y ojalá, poco a poco, vayan alcanzando mayor repercusión, porque su historia y sus obras la merecen.
El actual Parque Nacional de Garajonay, y Patrimonio de la Humanidad, ¿qué relación tiene con los filiichristi? -Los filiichristi estudiaron la posibilidad de asentarse en el Garajonay y allí crear su espacio de meditación y estudio. Este objetivo junto al de emprender acciones para alfabetizar a la población fueron los grandes proyectos que no pudieron emprender.
¿Este libro, que acaba de ver la luz, es sobre todo una porción de la memoria colectiva de Agulo? -Ha sido fundamental para la investigación que la memoria colectiva de Agulo se prestara en todo momento a ofrecer sus recuerdos, anécdotas y materiales. Gracias a ellos he podido reconstruir, en la medida de lo posible, la vida y el carácter de sus protagonistas.
Agustín Bethencourt Padilla

Agustín Bethencourt Padilla

¿Has podido identificar a cada uno de sus integrantes y conocer cuáles fueron sus funciones dentro del colectivo? -Sí. Fundamentalmente los filiichristi fueron Agustín Bethencourt Padilla, políglota, viajero y líder del grupo; su esposa Luz López y los discípulos de Agustín, el pianista y escritor Domingo Montesinos y el periodista Pascasio Trujillo. También encontramos a Pedrillo Sánchez, lutier y maestro, que experimentó la vida más asceta del grupo, y los hermanos de Agustín, los escritores Pedro y José Bethencourt Padilla, que se encontraban en Cuba y Tenerife, respectivamente, durante los años más activos de la congregación, aunque son los autores de las principales obras literarias del grupo. Habría que añadir, como un filiichristi a medias, al pintor José Aguiar.
¿Destacarías alguna de sus investigaciones o estudios por lo relevante del resultado? -Destaco sobre todo la obra de Pedro Bethencourt Padilla, autor del poemario Salterio y del ensayo La corrupción del mundo o el imperio de la magia y la obra de su hermano, José Bethencourt Padilla, autor de dos novelas clave: La efigie de cera, de corte masónico, y El salmo de la bruja, que recoge una importante labor de investigación sobre la brujería en La Gomera.
¿Vivían, se vestían o comían de forma diferente al “resto de mortales”?
 -En la única entrevista que concedió Agustín Bethencourt Padilla, en 1927, lo deja claro. Los filiichristi deben cumplir con determinadas normas: dejarse el pelo largo, vestir hábito, no ingerir carne, pescado, alcohol ni excitantes y renunciar a las pasiones. Además, han de abrazar los sacramentos y sacrificios del bautismo, la confesión, la castidad, la pobreza y la obediencia.
¿Qué fue de los filiichristi? -A partir de 1936 desaparecen como congregación. Sobreviven, entre Canarias, Madrid y Cuba, desempeñando sus profesiones: el periodismo, la docencia e incluso la medicina alternativa. En la década de los cuarenta comenzarán a ser perseguidos, interrogados y condenados. Aunque no lograron unirse de nuevo, al menos que sepamos, en los años sesenta se vivió en Agulo un segundo episodio, protagonizado por los filiichrisiti que vivían en el pueblo, donde emprendieron durante un tiempo las reuniones de antaño.
Muchas gracias, Daniel, por tu amabilidad y felicidades por este intenso trabajo. -Gracias infinitas a ti por el interés y el apoyo que me has brindado desde los inicios de esta investigación.

PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR