El misterio se pinta de Blanco

Entrevista con el periodista Miguel Blanco

El misterio se pinta de Blanco

© Juanca Romero Hasmen

Hay quien dice que echar la mirada atrás solo sirve para cebarse en lo que ya no regresa. En realidad yo soy de los que piensa que recurrir de vez en cuando al pasado, sirve para no perder la perspectiva del presente, que sin duda, siempre debe ser el que prevalezca. Esta semana he querido chequear los miles de documentos y archivos sonoros que durante casi diez años de vida, Angulo 13 ha ido generando a través de nuestro programa de radio y por supuesto, la publicación digital que tantas y tantas satisfacciones nos ha dado. Esta semana he querido recuperar una interesante entrevista con el gran comunicador y referente en esto de los enigmas y misterios, Miguel Blanco, director del mítico programa radiofónico Espacio en Blanco.

Ante todo darte las gracias por acceder a esta entrevista. ¿Consideras Internet una herramienta interesante para la divulgación de estos temas relacionados con lo insólito y misterioso? -Gracias a ti por invitarme a Angulo13; cuando comenzó la andadura Espacio en Blanco era inimaginable la existencia del universo de Internet, ahora disponemos de Chat para reunirnos con la gente, intercambiamos opiniones porque todos escuchamos juntos el programa, se participa en la entrevista porque los internautas pueden formular su preguntas al invitado, nuestro mensaje llega mucho más rápido a cualquier parte del planeta, la unión con el oyente quizás ahora es más fuerte aunque nosotros respetamos y queremos a ése otro oyente que permanece pegado a la radio, solo escuchando y disfrutando, no haciendo uso de las nuevas tecnologías… también la magia de la radio se ha perdido un poco, ahora todo el mundo sabe cómo eres físicamente, antes el misterio se mantenía durante toda la vida.

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (22 de junio, 2014)

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (22 de junio, 2014)

Dime Miguel, ¿existen diferencias entre los divulgadores del misterio de hoy con respecto a los de hace 20 ó 30 años? -Como todo en esta vida, se ha vuelto todo mucho más comercial, interesa más salir en los medios que la seriedad de lo que se está investigando. Algunos incluso, “aderezan” el caso. Siguen la vieja norma del periodismo. –QUE LA VERDAD NO TE ESTROPEE UNA BUENA HISTORIA, y si hay que añadir, se añade, se exagera, se maquilla. Antes, las investigaciones se hacían de un modo mucho más romántico, mas entregado.

¿Gozan de buena salud las investigaciones parapsicológicas en nuestro país? -Hay muchos más escaparates donde mostrar los casos, muchos más medios, por ello, la investigación, a veces, con poco rigor, se estimula. Pero en general, hay nuevas generaciones que trabajan con ilusión y mantienen una buena salud en el mundo del misterio.

¿Dónde acaba la divulgación del misterio y comienza el circo mediático? -En cuanto se mezcla con el dinero, comienza el circo. Y hay mucho, dado que muchos programas generalistas buscan subir su audiencia y se meten en el mundo de lo desconocido a tratar asuntos, de los que no tienen ni idea. Es ahí cuando surge el circo con una única intención: Llamar la atención, meter miedo, alejándose del rigor de los casos.

Me gustaría, con tu permiso, que habláramos de Miguel Blanco. ¿Hay dualidad entre el hombre del día a día y el incansable buscador? -Es básicamente el mismo. No hay diferencias. La vocación de buscar, de entender, es algo consustancial en mi vida. Trato de entender el misterio, a las personas, a la vida… Siempre hay algo que comprender… investigando y viviendo, que a la postre es lo mismo.

¿El gran misterio que a ti, aún hoy en día, te sigue desconcertando? -Las casa de las caras de Bélmez. Los círculos en las cosechas. El mundo de los OVNIS… por citar solo algunos.

¿Soñabas cada noche con regresar a Radio Nacional de España y cubrir ese “Espacio en Blanco”? -Cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo desde hace muchos, muchos años. Ha sido un sueño hecho realidad. Y se lo agradezco, cada día, a los Dioses, y a los directivos de RNE.

Miguel, ¿encuentras diferencia entre el tipo de oyentes de tu primera etapa en RNE y ésta? -Sí, la gente ya se ha acostumbrado a escuchar estos temas, y exige mayor calidad. La gente entiende mucho más y quiere comprender. Por ello hay que buscar invitados de talla, gente que tenga algo que aportar interesante. Y creo que poco a poco lo vamos logrando. Además los tiempos han cambiado y estamos en medio de la gran crisis que anunciábamos hace 25 años. Los tiempos se cumplen, y es una etapa para prepararse para lo que nos llega.

Es indudable que los tiempos han cambiado y con ellos la manera de percibir las cosas. ¿Qué cosas de tu programa has tenido que adaptar a estos años que nos han tocado vivir? -Básicamente seguimos fieles a nuestro estilo. Aunque nos hemos adaptado a este tiempo mágico lleno de incertidumbre. Quizás, nos hemos adaptado en el sentido de buscar investigadores e invitados que tengan respuestas a la angustia que se vive en este momento. Pero el ESPACIO EN BLANCO sigue tratando de buscar la luz al final del túnel.

¿Están saturados los medios de comunicación de información de lo insólito al margen de la calidad de ésta? -Hay oferta y eso es bueno. Antes solo estábamos nosotros. Ahora hay donde elegir. Y eso es bueno porque cada uno puede ir a la emisora que desee, según sus preferencias y gustos. Siempre es buena la variedad. Aunque no hay que olvidar, que muchas de las personas que hacen misterio hoy en día, han salido de nuestros equipos. Todos ellos han nacido y trabajado con nosotros. Algo habrán aprendido.

Sin lugar a dudas, Espacio en Blanco supone para aquellos a los que nos gustan estos temas, un programa reconfortante a la par que un claro punto de encuentro. ¿No te da vértigo saberte tan “controlado” por la gente, tus oyentes? -Si nos da cierto vértigo. Cierto miedo. Pero eso es lo que le hace atractivo… Si no, no merecería la pena estar en esto. Además es muy reconfortante sentir que cada día hay más gente pendiente de lo que haces y dices… Es un orgullo y algo que agradecemos.

(Imagen de archivo) Miguel Blanco junto a Juanca Romero durante el I congreso Nacional del Misterio de Gran Canaria, año 2012

(Imagen de archivo) Miguel Blanco junto a Juanca Romero durante el I congreso Nacional del Misterio de Gran Canaria, año 2012

Con tu permiso, me gustaría dejar a un lado al personaje y acceder con transparencia en la persona. ¿Te prestas a ello? Vamos allá. ¿Levantarte por las mañanas es cosa fácil o se te pone cara de pocos amigos? -Es una placer, es encarar cada día la sorpresa, la aventura de la vida. Me levanto siempre de buen humor y con ganas…

Indudablemente con tu trabajo también se hacen buenos y grandes amigos, pero… ¿conservas alguno de la infancia? -Si varios y muy buenos. Gente con la que estudiaba cuando tenía 8 años… Ellos son mis mejores amigos aun. Y siempre se lo agradezco… Hay otros que han sido— amigos—cuando estábamos en la cresta de la ola, después se olvidaron. Este tiempo de silencio nos ha enseñado a reconocerlos… Ahora regresan de nuevo con las adulaciones y con las milongas… Pero la vida siempre se encarga de poner a la gente en su sitio.

Entras en la cocina, abres la nevera y… ¿qué es lo primero que coges? -Leche y fruta, y… depende de la hora.

Eres un incansable viajero y no dudas en integrarte en las costumbres de los lugares que visitas. ¿Lo más extraño que has comido? ¿Y el lugar en el que no te importaría vivir? -Lo más extraño. Un mono recién nacido, pelado que parecía un bebe humano…. ¡Dios!

¿Y un lugar? -Muchos. En Trinidad, Cuba. En la Langue de la Barbarie, en Senegal, En Aswan, en México… En multitud de lugares. El mundo es un buen lugar para vivir si estás bien contigo mismo.

En las reuniones con tus amigos y familiares, ¿cuentas historias para no dormir o te las cuentan a ti? -Hablamos de nuestras cosas. No soy un obseso de estos temas, como otros compañeros que solo hablan de misterio. Yo no. Incluso hablo muy poco. Ya sabes, si no tienes nada interesante que decir: mejor es que estés callado.
Lo practico a menudo.

¿Se puede hacer lo que tú haces y no sentirse “un extraño” en alguna ocasión?
-Ahora no. Durante mucho tiempo me sentí un bicho muy raro. Ahora no. Sé que los demás me pueden ver como algo extraño, pero ya lo tengo asumido. ES mi vida y forma parte de mí. No voy de nada, solo de mi mismo.

¿Se relega a un segundo plano la figura del Miguel investigador por la del divulgador? –Sí, básicamente y más ahora, soy un divulgador. Aunque en mi vida fuera del micrófono sigo siendo un viajero un investigador empedernido que lucha por comprender el mundo donde está.

¿Espacio en Blanco es el remedio para olvidar tanto tormento informativo? -Sí, somos un bálsamo, una ventana de aire fresco. Una esperanza. Eso es lo que nos dicen y lo que más nos gustaría. Dar esperanza y fuerza.

Solo me resta darte las reiteradas gracias por haber querido atender a los lectores de Angulo 13. -Gracias siempre a vosotros. Medios como el vuestro mantienen la esencia del misterio.Mi enhorabuena y gratitud.

PUBLICIDAD

Angulo 13, publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies