EL MUSEO DE LOS HORRORES

La princesa Leonor y otras grandes pifias del Museo de Cera de Madrid

EL MUSEO DE LOS HORRORES

© ElEconomista.es

Algo pasa en el Museo de Cera de Madrid. Cada cierto tiempo, los ciudadanos tienen que presenciar atónitos la incorporación de un nuevo personaje tallado en cera que pasa a formar parte de una colección caracterizada por la mediocridad, en comparación con otros museos dedicados a este tipo de escultura en el mundo.

El último susto -y esto es literal- nos lo ha dado la presentación de la figura de cera de la princesa Leonor, primogénita de los Reyes de España, que se hizo pública para mofa colectiva este mismo viernes.

Las redes, medio conductor de bromas ácidas donde los haya, comenzaron a frotarse las manos y a echar chispas, divulgando a toda mecha la fotografía de la Leonor de cera, a la que no han tardado en comparar con el muñeco diabólico, el popular Chucky.

‘Terror’ fue el sustantivo más repetido por los usuarios de internet para calificar el último trabajo del madrileño Museo de Cera, a quien no se le puede restar el mérito de haber destrozado de tamaña manera el dulce rostro de la princesa. Algún usuario llegó a apuntar con sorna la teoría de que el equipo creador de la imagen de cera pudiera ser republicano.

Sin embargo, este no ha sido el primer patinazo -ni será el último, muy probablemente- del Museo de Cera patrio. Hay múltiples casos de personajes tallados que poco o nada tenían que ver con las personas a las que deberían reflejar con fidelidad.

Una de las mayores pifias la supuso la figura del piloto Fernando Alonso, a quien solo se le puede reconocer por el mono de competición.

Fonsi Nieto o Pau Gasol son otros deportistas que han quedado desgraciados y congelados en cera para los restos.

El caso de Rafa Nadal es flagrante, sobre todo si comparamos su talla en Madrid con la que exhibe el Museo de Madame Tussaud de Londres.

El protagonista de la saga Crepúsculo, Robert Pattinson, uno de los actores del momento, difícilmente tendrá un recuerdo amable de su visita a este museo madrileño tras su caracterización, más allá de lo vampírico.

Leonor se tendrá que conformar hasta que crezca y el museo le brinde otra nueva imagen… Que esperemos supere el nivel de la actual, y de la de su madre, la reina Letizia, indistinguible entre los demás muñecos de cera sin explicación que campan en Madrid.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies