EL OJO CRÍTICO

EL OJO CRÍTICO
© Juanca Romero Hasmen
Corría el año 1992, cuando irrumpía en el convulso mundo de la investigación de todo lo que huele a misterio, una publicación escrita bautizada con el nombre de EL OJO CRÍTICO (EOC). Con el incalculable empuje del investigador y escritor Manuel Carballal, esta revista se presenta como crítica sobre anomalías y fronteras de la ciencia. Surge en medio de un circo de tres pistas en el que periodistas comen a periodistas, y entre tanto canibalismo ególatra, los estafadores, mentirosos compulsivos, ilusionistas de salón y frikis hacían su agosto en las principales revistas impresas del género, y en algunos programas nacionales de radio y televisión. Para sorpresa de unos pocos, los ataques más virulentos hacia la nueva publicación, vinieron desde las filas en las que militaban periodistas, comunicadores y algunos que ni una cosa ni la otra aunque en su tarjeta de presentación ponga de forma resaltada, ambas. Muchos pueden hacer la lectura de que El Ojo Crítico llegó para convertirse en un grano culero, y otros entre los que me encuentro, pensamos que la aparición de la revista en la década de los noventa y aún hasta el día de hoy, supuso un soplo brutal de aire fresco, capaz de llenar los pulmones de verdad y barrer las impuestas roñas que enturbian estas cosas de lo insólito. En la memoria de muchos permanece aquel número 0, en el que Manuel Carballal lanzaba un clavo ardiendo en forma de artículo al que llamó “Medios de comunicación y misterio”.
El Ojo Crítico tiene marcada una rotunda línea editorial, respetando los pareceres de aquellos/as que colaboran con sus textos, dejando decenas de autopistas abiertas al razonamiento libre e inteligente. Algunos de los que en tiempos pretéritos han escrito en EOC, son ahora las alcahuetas que intentan desprestigiar un proyecto en el que el peso de su calidad, está en dimensiones ajenas al burdo comentario despectivo en las redes. En la actualidad el staff de colaboradores de la publicación, puede presumir de estar compuesto por lo más granado y relevante del panorama divulgativo actual. Ni en tiempos difíciles, ni mucho menos ahora, El Ojo Crítico ha doblado sus rodillas ante la maquinaria oficialista, que por un share es capaz de convertir las mayores bazofias en el gran misterio del año si está patrocinado por una importante firma. Ahora, que la divulgación de lo insólito está más mediatizada que nunca, se hace de obligada lectura la revista EOC, en la que encontraremos las herramientas necesarias para alimentar el espíritu crítico, fundamentado desde la experiencia y buen hacer de quienes la forman. Este es un sencillo homenaje al trabajo que estos aventureros de la investigación y la palabra, hacen de forma ininterrumpida desde comienzo de los 90. Si aún no conoce lo que verdaderamente es El Ojo Crítico, visite su web: www.elojocritico.info

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies