EL PROYECTO NAZI EN LA LAGUNA

Entrevista con el investigador y escritor Fernando Herráiz Sánchez

EL PROYECTO NAZI EN LA LAGUNA

Angulo 13 © Juanca Romero Hasmen

Desde el primer día en el que me introduje en el mundo de las investigaciones ligadas al misterio, escuché hablar de los enigmas nazis, de las inquietudes esotéricas de algunos de sus principales dirigentes y de las continuas búsquedas de los llamados objetos de poder. Pero la idea que más me sedujo fue la que baraja la posibilidad de que los nazi estuvieran en Canarias, en unos casos por cuestiones más próximas a lo formativo, y en otros como el que nos ocupa hoy, con claras intenciones bélicas. Hace ya algunos años, el inquieto investigador Fernando Herráiz, nos puso en Angulo 13 sobre la pista de una rigurosa investigación realizada en la conocida montaña de El Púlpito, en la zona cercana al aeropuerto de Los Rodeos, en La Laguna. En aquella ocasión pudimos hablar largo y tendido sobre una imponente construcción que al parecer, fue promovida por el ejército alemán de la primera mitad de los años cuarenta. Hoy rescatamos para los lectores de Diario de Avisos, aquella conversación radiofónica que mantuve con Herráiz.

Página dominical ANGULO 13 en DIARIO DE AVISOS (7-junio-2015)

Página dominical ANGULO 13 en DIARIO DE AVISOS (7-junio-2015)

Supongo que este trabajo te habrá dado cierta dosis de “lata”, ¿verdad Fernando? – Sí, desde luego. He tenido que empezar desde lo más elemental; visitar los subterráneos de la Montaña de El Púlpito cuando nos enteramos de que existían, sin tener ni idea de a dónde íbamos, ni de lo que significaban, hasta construir una historia de lo que fue y el contexto que rodeó a toda su construcción.

Una historia realmente digna para un guión de película. – Alguien me habló de la existencia de estos subterráneos, que debía verlos. Un día fui a dar con ellos y allí empezó la historia. No tenía ni la más remota idea de lo que me iba a encontrar. Ahí está la gracia también de estas cosas, que nunca sabe uno por dónde empieza a tirar del hilo y a dónde lo va a llevar.

En noviembre de 1940, Adolf Hitler afirmó que “hay que poner antiaéreos en los aeródromos de Canarias y hay que llevar allí los Stukas, es la única manera de alejar definitivamente las islas de las escuadras enemigas”. ¡Caray Fernando! La sensación que tengo es que la mayor parte de los ciudadanos no tiene ni idea de que Hitler había puesto el dedo sobre el mapa de Canarias. – Y no sólo una vez. A Hitler le preocupó mucho Canarias, incluso se sabe con certeza, que la famosa entrevista que tuvo con Franco, en Hendaya, uno de los temas importantes que se trató fue Canarias. Hitler conocía perfectamente la situación de Canarias y la importancia estratégica. Puso la atención en el archipiélago, desde luego para la guerra. Pero él tenía planes para después de ganar la guerra, muy a largo plazo para estas islas.

¿Qué función tenían estos subterráneos, y su contexto en relación a la cercanía que tienen con el Aeropuerto de Los Rodeos? – Desde luego estos subterráneos están directamente relacionados con el aeropuerto, que está  a un kilómetro escaso de ellos. El objetivo de la construcción fue posibilitar hacer un depósito subterráneo de combustible, un depósito que abasteciera al aeropuerto y a lo que allí se pensaba poner en cuanto a aviación militar se refiere. Es algo bastante normal dentro de una época de guerra, pero sin embargo lo que llama la atención son las dimensiones. Es una cosa realmente grande para tratarse de un depósito de combustible, para un aeródromo que en aquel tiempo apenas albergaba diez aviones biplanos, de dos plazas, unos pequeños cazas, y de vez en cuando venía algún otro avión de carga, pero muy poco movimiento existía en ese momento.

¿Cómo sabes que esas construcciones tienen algo que ver o están relacionados directamente con el gobierno alemán de la época?
– La relación se le ha podido establecer directamente, porque a principios de 1941, el Alto Mando Alemán envió a un oficial, el Capitán de Fragata Kraus, a que revisara y realizara un informe sobre las defensas de Canarias, en respuesta a una posible invasión que estaban preparando los ingleses. Y este oficial alemán se entrevistó con los principales mandos, el Capitán General, Jefe de la Zona Aérea, los principales generales de la época, y realizó precisamente este informe. En él se recoge como recomendación urgentísima, la creación de depósitos subterráneos de combustible para la aviación. Inmediatamente después de que este alemán dejo las islas y volvió a Berlín, el entonces Ministro del Aire, el General Vigón, dio la orden de seguir a pies juntillas las instrucciones del oficial alemán, o sea que la relación es directa.

Angulo 13

Fernando, ¿dentro de este recinto hay alguna inscripción, alguna frase en alemán? – No. Por todo lo que hemos podido averiguar, tanto documentalmente, como entrevistando a gente mayor que recuerda la época y la zona, la construcción, que sepamos no intervino ningún alemán. Intervino gente del ejercito, ingenieros del ejército, y para trabajos auxiliares se contrataba gente de la zona, pero que sepamos no hubo ninguna presencia extranjera en la construcción en sí, que hayamos podido detectar. Ahora lo que sí está claro, que el que por entonces era Jefe de la Zona Aérea de Canarias, era un oficial, Teniente Coronel, declarado fervientemente “pro-alemán”. Eso aparece en el Informe Kraus, el informe de este oficial alemán que recorrió las islas y se entrevistó con los mandos. En él hace unas anotaciones sobre cada personaje, y dice “éste es muy pro-alemán”. Otros eran más tibios, otros eran más pro-ingleses, o eran más neutralistas. Y parece que fue el que impulsó -junto con un personaje muy interesante que fue el General Vigón- la construcción de estos subterráneos, que se hizo de una manera, guardando el máximo secreto posible, eso también se desprende de la documentación que he podido reunir en los archivos del Ministerio del Aire.

Al margen de este asunto, ¿se construyeron en La Laguna refugios ante una posible invasión o bombardeo por parte de ingleses, o alemanes? – Los subterráneos nunca se construyeron, había cuatro previstos. Están los planos, están en el Archivo Municipal de La Laguna, planos detallados, de dimensiones, había uno por la zona de La Concepción, otro cerca de la Catedral, otro por la zona del Cristo, y un cuarto por la zona de la Milagrosa.

Construyendo unos depósitos capaces de albergar mucha más capacidad de combustible del que se pretendía. ¿Hay algo más?
– Como te digo, la documentación del proyecto existe, las obras se llevaron con mucho sigilo y mucho secreto, y ha quedado muy poca documentación directa. Sobre la construcción de una obra de ese calibre, no existe ni un sólo documento que se haya conservado. Y eso es extraño porque en una construcción hay que mover presupuestos, hay que mover materiales, hacer todo tipo de partes, y de informes, que en otras construcciones como los polvorines, si que existen. No están todos, porque el pasar de los años siempre hace que se pierda algo, pero en este no hay nada. Por lo tanto, hubo secretismo a la hora de construirlo. Mi opinión, es que los alemanes consideraban a Canarias un puesto estratégico a largo plazo. Al principio de la guerra, ya antes incluso de estas fechas, le habían pedido a Franco una isla, querían una base importante en una de las Islas Canarias para su proyecto de crear una especie de imperio alemán en el centro de África, cosa que ya estaban haciendo. En el centro de África, en cuanto comenzó la guerra, tomaron posiciones los alemanes, en Namibia, en Kenia, y en otros lugares, y había un proyecto de construir una especie de gran colonia alemana, en África, y para eso específicamente, pidieron una de las Canarias, para tener una base de enlace, y muy probablemente las dimensiones de estos subterráneos se hicieron pensando que los alemanes iban a ganar la guerra, e iba a haber en Los Rodeos, una importante base de enlace. Y para un proyecto de este tipo sí está justificada una obra tan grande como la que se hizo.

Hubo trabajadores que fallecieron en la construcción de esos túneles, creando el acceso para poder hacer ese túnel, ¿verdad?
– Efectivamente. Hubo once muertos en un accidente que se produjo a la  entrada de los túneles, el 11 de noviembre de 1943. Se derrumbó el tramo donde estaban trabajando y cayeron unos cuarenta metros a una cantera que hay justo al lado y murieron aplastados por el derrumbe. Había quince trabajadores en ese momento, y once murieron, y uno quedo herido de gravedad.

 

¿Incluso se han plantado champiñones en su interior? – Claro ocurrió que cuando la Guerra Mundial evolucionó a favor de los aliados, todo el proyecto de traer a Canarias esa gran base alemana se quedó en nada. Y esos subterráneos jamás llegaron a albergar combustible ni llegaron a albergar nada. Es asombroso, una obra a la vez tan grande, tan inútil y tan desconocida. En un momento dado el Ministerio de Defensa, llegó a alquilarlas a un particular para plantar champiñones.

¿Quién paga esas instalaciones? Se piensa que es el gobierno alemán, ¿no? ¿O el propio gobierno español, cofinanciadas? – Sería muy interesante averiguar quién pagó esas instalaciones, porque en 1941, justo después de la Guerra Civil española, la situación de la Isla era penosa. Era la época de hambruna, de una falta de recursos, de una falta de medios, de todos, y sin embargo, se estaba trabajando ahí. Y queda la sospecha de que el dinero lo pusieron los alemanes… es posible. También hay que tener en cuenta que en esa época la actividad del espionaje alemán en Canarias era importantísima.

Desde Ángulo 13 te felicitamos por tu trabajo de investigación.

Canarias, está falta de mentes inquietas como la tuya. Gracias a ti.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies