El Tribunal Supremo concluye que el Mpaiac causó el choque de los Jumbos

Fuente: La Opinión de Tenerife ( http://www.laopinion.es )

El Tribunal Supremo concluye que el Mpaiac causó el choque de los Jumbos

El Tribunal Supremo no cree que llamar «terrorista» al dirigente independentista tinerfeño Antonio Cubillo, fallecido el 10 de diciembre de 2012, vulnere su derecho al honor y ratifica que la catástrofe aérea ocurrida en el Aeropuerto de Los Rodeos, en marzo de 1977, fue consecuencia de la bomba colocada en Gando por el Mpaiac, organización liderada por Cubillo. Para el órgano judicial, llamar terrorista a Cubillo entra dentro de los límites de la libertad de expresión y queda acreditado por diferentes sentencias judiciales e informaciones periodísticas que el Mpaiac era un grupo terrorista, que era liderado por Cubillo y que la bomba de Gando fue una de las causas que provocaron el accidente en el que murieron 583 personas.

El Supremo ratifica las sentencias emitidas anteriormente por el juzgado y la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, que también fallaron en contra de la pretensión de Cubillo de que se condenara al periodista Francisco Javier Chavanel por calificar al dirigente de «terrorista» en un programa de radio en 2008, le reprochó tener en su conciencia «varias muertes» y le recordó los actos violentos que cometió en los años 70 y 80 a través del Mpaiac, entre lo cuales citó la colocación de un artefacto explosivo en el aeropuerto de Gando, que hirió a una persona y, ante la amenaza de más bombas, el recinto tuvo que cerrar y todo el tráfico aéreo se desvió a Los Rodeos.

La sentencia admite que el término utilizado puede ser «grave» pero que «no se trata de meras insidias carentes del más mínimo fundamento». Al contrario, el Supremo considera que la parte sustancial se corresponde con la realidad, es decir, que Cubillo fundó y lideraba una organización calificada de terrorista y que se arrogó la colocación de la bomba en Gando que provocó la saturación del tráfico en Los Rodeos y la mayor tragedia aérea de la aviación civil. El Supremo recuerda que la pertenencia de Cubillo al Mpaiac fue reconocida por él mismo y queda plasmada en sentencia firme. Por ello, el término «terrorista» queda enmarcado en una serie de hechos probados y no puede entenderse como totalmente arbitrario.

"Catástrofe 77, el viaje interrumpido", único monográfico escrito sobre la tragedia. Autor, Juanca Romero.

«Catástrofe 77, el viaje interrumpido», único monográfico escrito sobre la tragedia. Autor, Juanca Romero.

«Las expresiones proferidas pueden quedar amparadas por la libertad de opinión. Y aunque los términos empleados son de cierta gravedad, este factor no es suficiente, desde el ángulo del carácter injurioso, insultante o desproporcionado, para invertir en el caso examinado el carácter prevalente que la libertad de expresión ostenta», señala literalmente la sentencia, que ampara el derecho a la libertad de información y de expresión del periodista para realizar una serie de valoraciones personales sobre un hecho público y notorio. «Las manifestaciones del recurrido aparecen dirigidas a poner de relieve y hacer llegar a la opinión pública lo que él pensaba del recurrente, pues tras hacer referencia a que le había sido reconocida al recurrente la condición de víctima del terrorismo por un atentado sufrido en Argelia, le atribuyó la condición de terrorista, pues estaba vinculado con la explosión de una bomba en Gando que se había reivindicado por el movimiento independentista canario Mpaiac y, según la sentencia de la Sala de lo Penal del TS de 12 de junio de 1992, los hechos acaecidos, sobre el año 1978, guardaban relación con el entonces movimiento independentista canario, autotitulado Mpaiac, y especialmente con la persona, Antonio L. C., a quien se atribuía un especial liderazgo en el mismo (según expresión utilizada por la resolución recurrida)».

El fallo del Supremo considera que calificar de «terrorista» a Antonio Cubillo no supone ni vejación, ni insulto, ni menosprecio personal para el dirigente independentista, fallecido en diciembre de 2012. La Sala de lo Civil se inclina finalmente por hacer prevalecer la libertad de expresión sobre la protección del derecho al honor del recurrente. El pleito judicial iniciado por la representación legal de Antonio Cubillo se inició en 2009 con una demanda presentada ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Santa Cruz de Tenerife. En 2010 fue recurrida ante la Audiencia Provincial, que también falló en contra del recurrente en 2011.

El dirigente independentista tinerfeño mantuvo sus tesis y presentó un recurso de casación ante el Supremo. Cubillo falleció en diciembre de 2012 manteniendo que no había ninguna sentencia judicial que le calificara de terrorista pero sí de víctima del terrorismo. Ahora el Supremo desestima su petición amparándose en la libertad de expresión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies