EN LA BÚSQUEDA AL OTRO LADO

ENTREVISTA CON EL INVESTIGADOR Y DIVULGADOR PEDRO AMORÓS

EN LA BÚSQUEDA AL OTRO LADO

© Juanca Romero Hasmen

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (7-septiembre-2014)
Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (7-septiembre-2014)

¿Es posible establecer comunicación con los difuntos? ¿Son las psicofonías o psicoimágenes la autopista mediante la que se ponen en contacto con nosotros los que ya no están? ¡No seré yo quien lo diga!, quizá más bien lo contario, esa es la realidad. El controvertido mundo de la parapsicología salta continuamente a la palestra, cayendo en no pocas ocasiones en boca de la especie simia colorada que critica por criticar bajo la batuta de la imbecilidad. Cierto es que la parapsicología se mueve en terrenos totalmente pantanosos y no exentos de polémica, pero siendo justo habría que decir que al igual que ocurre en otros ámbitos de la investigación, hay personas serias que utilizan el método científico aún tratándose de estas temáticas, y otros que se han escapado de circos –muchos de ellos de ámbitos que sorprendería a propios y extraños- Esta semana volvemos a recurrir a nuestro archivo para rescatar una interesante entrevista que en 2007 realicé al investigador y comunicador Pedro Amorós, sin duda alguna, referente dentro de la investigación sobre transcomunicación, no solo en nuestro país, sino que también está bien considerado en diferentes foros europeos. Con él, buscamos respuestas, y esto fue lo que nos contó.

Empezar esta entrevista dándote las gracias por dedicarnos parte de tu tiempo.
Para mí es un verdadero placer, no sólo dedicar parte de mi tiempo a la investigación y al estudio de la TCI y los fenómenos paranormales, sino dedicárselo a las personas que como yo, les apasiona este mundo de enigmas y misterios aun por descubrir.

¿El investigador de lo paranormal está hecho de un material duro y frío o se va haciendo a fuego lento? –Personalmente no creo que el investigador sea duro y frío como un témpano, no lo creo. El investigador es una persona de carne y hueso que mantiene su sensibilidad y desde luego las sensaciones como por ejemplo el miedo. Hace tiempo pensaba yo no tenía miedo, hasta que lo padecí y entonces me di cuenta de que por muy frío que te consideres, en determinadas circunstancias aflora el ser humano y sus propias debilidades difíciles de superar. Es verdad que el tiempo curte y templa, de eso no tengo duda alguna, y el investigador de lo paranormal, al igual que muchos otros investigadores que dedican su vida al estudio de una fenomenología de campo, se encuentran con obstáculos que tan solo el tiempo y la experiencia ayudan a superar, por eso pienso que un investigador se hace con el tiempo y como bien dices, se templa a fuego lento y sobre todo aprendiendo de sus propios errores.

¿Eres Investigador, divulgador, o te consideras ambas cosas? –Primero fui investigador y luego fui divulgador. Cuando yo comencé con el estudio de las psicofonías, había muy pocas personas que hablasen del tema de una forma abierta y yo lo hice sin tapujos y sin miedos, cosa que me dio la oportunidad de ofrecer mis investigaciones y plantear mis hipótesis acerca de lo paranormal en diversos medios. Por ello creo que mi faceta de divulgación, surgió a partir de mi faceta de investigador, pero en la actualidad me considero ambas cosas.

¿Son los investigadores los principales enemigos de los propios investigadores?
Esto me sorprende, y sobre todo agradezco esta pregunta. Antes, los investigadores estábamos todos como una piña. Cuando nos veíamos nos dábamos un fuerte abrazo y realmente lo sentíamos. Antes el triunfo de un compañero del sector, era un triunfo de todos y los logros en las investigaciones de uno de nosotros, era el avance para seguir investigando y la divulgación se centraba en el tema, como se debe hacer. Ahora, la aparición de determinados círculos escépticos híbridos, han creado una nueva especie de investigadores que casi de forma obligada plantea la duda en todo, en los investigadores, en los fenómenos y en las formas, olvidando la profesionalidad, la experiencia y el honor o la nobleza que caracteriza y siempre ha caracterizado este mundillo. Hace tiempo, cuando un investigador publicaba algo, el resto lo tomábamos por cierto pues venía de una fuente fiable y partíamos de esas premisas para acometer futuras investigaciones y extraer determinadas conclusiones. Hoy en día, muchos de los nuevos investigadores que parten de ese cuadro híbrido, no respetan la experiencia, la nobleza y el honor de sus propios compañeros, poniendo en tela de juicio determinadas conclusiones que antes eran aceptadas puesto que se presuponía que cuando se emitían determinados “veredictos” o hipótesis, ya habían sido contrastadas, estudiadas y puestas en práctica. El triunfo de los círculos escépticos se centra en sembrar la duda. A modo de ejemplo: En tiempos de Albert Einstein, si se hubiese sembrado la duda frente a éste, sacando su vida personal a relucir, sus errores frente a sus aciertos, sus historias más extrañas, sacando cosas de contexto y cambiando las cosas de lugar, de la misma manera que hoy se hace con muchos de los investigadores, posiblemente hoy no existiría la Teoría de la Relatividad y de eso no tengo duda alguna. Los círculos escépticos se jactan de “depurar” pero lo único que consiguen es frenar la evolución de la propia investigación ya que se centran en las personas y no en los fenómenos, medios y técnicas de investigación pues las desconocen ampliamente. De esta forma se crea la desunión que siempre ha consolidado al mundillo y una vez sembrada la duda, tan solo les resta “dar una palmadita” en el hombro a quienes la promueven aunque después por debajo y entre ellos se burlen y brinden por cada despropósito logrado.

¿Una investigación o momento de ella que te haya superado? –No podría decir que me haya superado ninguna de las investigaciones que he efectuado. Si bien, lo más cercano podría haber ocurrido en la casa de las Caras del Bélmez en la que he vivido situaciones desconcertantes y que se salían de mi lógica científica y paracientífica.

De Pedro Amorós se ha dicho mucho y en ocasiones incluso en exceso. ¿Qué es lo que no se ha dicho de ti y se tendría que haber dicho ya? –Pues la verdad es que no lo sé. Sí que se han dicho muchas cosas, algunas que son ciertas y otras que no y tan solo se han creado para confundir y desprestigiar. Pero no sabría decirte ni podría, ya que debe ser la sociedad la que opine y no yo, no sería justo.

Pedro Amorós
Pedro Amorós

Pedro, ¿es fácil conectarse cada día en Internet o leer algún periódico concreto y ver que muchos cañones apuntan a dar? –Pues sí, así es. Pero lo inteligente en este caso, es saber extraer la realidad de todo esto y darse cuenta de que muchas páginas de internet y muchos diarios, tan solo utilizan las noticias para aumentar su popularidad con visitas que caigan de donde caigan y opinen lo que opinen son tan solo eso, visitas. A lo largo de muchos años, pensaba que lo que escribían los diarios “iba a misa” hoy en día no creo nada de nada y tan solo me limito a leer lo que considero que son opiniones de una persona sobre algo y en la mayor parte de veces, no contrastado.

¿Son las TCI (Técnicas de Comunicación Instrumental) una herramienta indispensable para contactar con que exactamente? –Según sus propias respuestas, son lo difuntos. Yo, personalmente no lo sé, no podría demostrar lo que dijese aunque sin lugar a dudas podría afirmar que se trata de energías inteligentes.

¿Es el expediente Bélmez el que más satisfacciones te ha dado?, ¿y quebraderos de cabeza? –Desde luego, sin lugar a dudas Bélmez es el que más satisfacciones y quebraderos de cabeza me ha dado. Pocos saben lo complejo que puede llegar a ser un caso como éste.

¿En este insólito caso donde empieza el surrealismo? –Es una combinación. Pienso que todo está unido y una de las labores del investigador es separarlo para extraer las conclusiones más acertadas posibles, aunque no es tarea fácil y la colaboración entre todos los investigadores puede ser crucial para el caso.

¿Gozan de buena salud las investigaciones parapsicológicas actualmente en España? –No, rotundamente no. Hay muchos personajes que se han llamado investigadores y aun hoy se atreven a llamárselo, que han “metido” mucha basura y engaño por medio, intentando llegar a ser populares sin darse cuenta de que estaban creando una mala imagen de la parapsicología y confundiendo a la opinión pública que visto lo visto, prefieren no opinar. Las investigaciones que se realizan por parte de los grupos de investigación más serios, jóvenes pero serios, en muchas ocasiones carecen de formación y tan solo son experimentadores y no investigadores. Investigar, no es ir a una casa por la noche a grabar psicofonías, es algo más complejo y algo más apasionante que esto.

Es evidente que los temas de misterio están de moda, ¿Esto tiene más de bueno que de malo o es a la inversa?Para los que se dedican a divulgar en el mundo del misterio, que la cosa esté de moda les beneficia. Para los investigadores, nos abre muchas puertas ya que la sociedad está por la labor y comprenden cual es nuestro trabajo de campo, en cierto modo claro.

¿Consideras que ha comenzado nuevamente la etapa de declive en el interés por estos temas para el público en general o aún queda mucha tela que cortar? –Pienso que queda muchísimo todavía. No tenemos que olvidar que todo lo que tiene un auge, tiene después un declive y creo que esto es ley de vida, pero esto no significa que vaya a desaparecer. La vida está repleta de etapas y cada una conlleva cambios que perduran en mayor o menor medida dependiendo de algunos factores.

¿Es Pedro Amorós el principal censor de su propio trabajo? –No, para nada. Todo mi trabajo lo expongo sin guardarme nada para mí. Pienso que mis experiencias debo compartirlas y soy un gran enemigo de lo que muchos de mis colegas me han criticado: Decirlo todo. Pienso que diciéndolo todo ayudas a que la gente pueda corregirte tus propios errores y desde luego ayudas a evolucionar a muchos de los nuevos investigadores que algún día tomarán los relevos, y eso para mí es un orgullo y una de las cosas que me mueven para seguir investigando.

Gracias Pedro por tu gentileza. –Gracias a vosotros por vuestro interés y ofrecimiento, y mucha suerte en todos los proyectos en los que espero nos encontremos en muchas ocasiones para trabajar, colaborar e investigar en lo que nos une… el misterio.

 PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies