Entrevista con D. Miguel Ángel Foruria, último Gran Maestro del Grande Oriente Español (Segunda Parte)

© Juanca Romero Hasmen

Página dominical ANGULO 13 en DIARIO DE AVISOS (31-enero-2016)

Página dominical ANGULO 13 en DIARIO DE AVISOS (31-enero-2016)

Para introducir el contenido de nuestra habitual página dominical de esta semana, permítame que haga un agradecimiento público a todos los lectores por la enorme aceptación que tuvo la primera parte de la entrevista con D. Miguel Ángel Foruria, que publicábamos el pasado domingo, y que hoy ve su continuidad con la segunda y última entrega. Si no tuvo ocasión de leerla, puede acceder desde aquí .

Me siento afortunado a la vez que asumo un alto grado de responsabilidad, por haber tenido la suerte de entrevistar a una de las voces más autorizadas en el estado español para hablar de masonería, actividad que como bien es sabido, y no en pocas ocasiones lo he reiterado, siempre ha tenido que luchar contra los regímenes totalitarios. Nunca antes, y tampoco ahora, fue bien visto por parte de los poderes fácticos y determinadas oligarquías, que la sociedad esté activada por librepensadores. Un hombre que piensa, es un hombre que decide, y ese es uno de los motivos por los que la propia masonería ha sido perseguida y en la actualidad aparece en ocasiones distorsionada de forma intencionada. Se intenta “criar” a modo de gallinero masificado, un pueblo lleno de personas sumisas devoradoras de asquerosa televisión putera y rancios conceptos de lo que está bien y de lo que está mal. La sociedad cimentada en valores individuales y en la libertad de pensamiento y obra, ha quedado condenada al ostracismo. Seamos claros en esto, para los gobiernos totalitarios, disfrazados o no de democracia, un hombre que piensa por si mismo supone un problema. El masón es un librepensador, por lo tanto, también es un incomprendido por parte de los actuales cánones impuestos.

Es por ello que esta entrevista se torna cuando menos, esclarecedora y despeja algunas dudas.

La masonería promueve entre otros grandes valores, el auto-conocimiento y la fraternidad. ¿Esta división no es quizá el mejor ejemplo? -Si el hombre no se conoce a sí mismo poco o nada es como tal hombre. Así una parte importante del trabajo del masón gira a ese fin. Sin fraternidad autentica no se resolverán nunca los problemas de la Humanidad. Mientras que no seamos conscientes que los problemas de nuestro vecino son realmente nuestros problemas, y sus necesidades las nuestras, el mundo no saldrá del giro de guerras y conflictos de todo tipo en el que está inmerso. Este sentimiento de auténtica fraternidad es el que intentamos crear entre los masones, con el objetivo de que sean los pilares sobre los que podamos construir una Sociedad donde realmente reine la hermandad y la primera prioridad sea el Hombre.

¿Puede existir la percepción, visto desde otras logias repartidas por el mundo, de que la Gran Logia de España ha perdido el original rumbo que trazaron sus fundadores? -Insisto en que no soy portavoz de la Gran Logia de España. Aclarado esto, no veo la razón de que tal pudiera ser. Conozco muy bien la realidad y la percepción que de la Gran Logia de España tienen las Grandes Logias Hermanas de otros países, en especial y por razones de idioma las iberoamericanas. Soy Representante en España de varias de ellas y tengo relaciones personales con un buen número de masones de todo Iberoamérica, además soy miembro activo de una Logia en México; así que hablo con conocimiento de causa.

Dicho esto, entre el negro y el blanco hay una infinita gama de grises. Y en un rosal hay rosas, pero también espinas. Con esto quiero llamar su atención sobre que las Logias se nutren de seres humanos que llegamos con nuestra carga de vivencias personales, con nuestras filias y nuestras fobias, y que no siempre los encargados de filtrar las solicitudes de iniciación están a la altura de su misión. Así, en ocasiones en las Logias puede haber “masones” que han entrado en la Masonería pero la Masonería ni ha entrado ni entrará nunca en ellos… de ahí se pueden derivar problemas y circunstancias indeseables que siendo comunes en el mundo profano nunca deberían existir en la Masonería.

 ¿Continúa existiendo la “anti-masonería” en España? -Sí, pero muy diluida y centrada en determinados sectores de la sociedad que no terminan de entender el sentido y la función de la Libertad. La anti-masonería básicamente está situada en la extrema derecha y la extrema izquierda; también, pero cada vez menos, en personas e instituciones humanas que se arrogan la representación de dios, en su concepción personal; y le ruego que lo escriba así, en minúsculas, para diferenciar ese concepto tan particular, del de los auténticos creyentes en Dios.

De izquierda a derecha, D. Marino de Armas, 33º (Pasado Venerable Maestro Logia Añaza), Juanca Romero (periodista), D. Gemán Delgado (arquitecto) y D. Miguel Ángel Foruria, 33º (último Gran Maestro del Grande Oriente Español)

De izquierda a derecha, D. Marino de Armas, 33º (Pasado Venerable Maestro Logia Añaza), Juanca Romero (periodista), D. Gemán Delgado (arquitecto) y D. Miguel Ángel Foruria, 33º (último Gran Maestro del Grande Oriente Español)

¿Es la mezquindad y la ignorancia la que hace que muchos de los denominados intelectuales del país mantengan el sello del desprestigio sobre la masonería en España? -O quizás el miedo a la libre competencia en el terreno de lo Intelectual. Piense en que los más de esos auto-titulados “intelectuales” viven de su pretendida intelectualidad y tienden a monopolizarla por miedo a tener que “repartir la tarta”. Para ellos la intelectualidad es un medio de vida; en tanto que para el auténtico intelectual es un fin a sí misma. Luego, claro está, la ignorancia es la mayor fuente del fundamentalismo, sea religioso, sea político. Solo un ignorante es capaz de creerse en posesión de la Verdad. Solo un mezquino ignorante puede no darse cuenta de que la Verdad es como un gran globo y que nos situemos en la zona que nos situemos en relación a ese globo solo podremos ver una parte del mismo, es decir, solo percibimos una parte de la verdad.

¿Es posible que alguna de estas personas esté incluso dentro de una logia, instaurado como un buen masón más? Dicho de otro modo, ¿tiene la masonería algunos contrarios dentro de las propias logias con la misión de minarla? -No puedo negarlo ni afirmarlo. Sí algunas actitudes a veces harían pensar que ciertos miembros de la Masonería trabajan para desprestigiarla… aunque lo más probable es que simplemente sea que su sitio no está en la Masonería. Como decía antes lo más probable es que algunos hayan entrado en la Masonería, pero la Masonería no haya conseguido entrar en ellos. De ahí ciertas actitudes que, a veces, chocan frontalmente con los principios que defendemos. Pero, lo repito aun otra vez: entre el negro y el blanco hay una infinita gama de grises. Así que lo mejor es aplicar la máxima de no juzgues y no serás juzgado.

Para finalizar. ¿Todo hombre y mujer tiene un masón latente en su interior? -Pues creo que sí, que todo aquel que no crea que el mundo comienza y termina en él, es un masón en potencia. Como seguramente lo es todo aquel que admita que estamos en esta vida –no sé si hay otra– para hacer algo en concreto y que si conseguimos saber que es ya tenemos la mitad del camino andado. En todo caso no todos los que usan el mandil son masones stricto sensu; y por la calle nos cruzamos con muchos masones sin mandil. Creo que se entiende lo que quiero decir.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies