FRAY ANDRÉS, EL FRAILE “PROFETA” DE GÜÍMAR

Fernando Hernández González

FRAY ANDRÉS, EL FRAILE “PROFETA” DE GÜÍMAR

© Fernando Hernández González

Fray Andrés, fraile dominico en Güímar, es quizás una de las tradiciones orales que mejor se conservan en esta comarca sureña, por las connotaciones enigmáticas que siempre rodeo a este humilde fraile. Profesó en el Convento de Santo Domingo  de este municipio y que, tras ordenarse de presbítero,ejerció en él como lector y predicador.

Ermita de San Joaquin o Iglesia Vieja de Fasnia, donde fue capellán Fray Andrés

Ermita de San Joaquin o Iglesia Vieja de Fasnia, donde fue capellán Fray Andrés

Se le nombró administrador de la lejana Hacienda de Anocheza, propiedaddel convento; y desde allí tenía que cumplir con otras obligaciones, comocapellán de las ermitas de San Joaquín de Fasnia y San José de ElEscobonal, así como teniente de beneficiado de la iglesia matriz de SanPedro Apóstol de Güimar.

La vida, la “maldición” y las “profecías” de Fray Andrés se han transmitidode padres a hijos, pero nunca se ha llegado a saber dónde acaba la realidad ydonde comienza la leyenda.

Nació en Güimar el día 30 de noviembre de 1705, siendo hijo de donJuan Luis Gómez y de doña Lucía Francisca Gómez.

A una edad bastante avanzada, pues ya contaba 28 años, el 20 de marzo de1734 fue confirmado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por el obispode Canarias, don Pedro Manuel Dávila y Cárdenas, actuando como padrino don Francisco Pérez; en ese momento decidió que su vida iba a serentregada al servicio de Dios.

De  este  modo,  al  poco  tiempo  ingresó en  el  mencionado conventodominico  de Güimar, donde más tarde haría su profesión. En él comenzaríatambién sus estudios de Latinidad, Filosofía y Teología.

Según una “Relación de religiosos  y religiosas  de la  provincia  de Ntra. Sra.  de Candelaria”  confeccionada en 1767, que se conserva en el archivodel Convento Real de Candelaria, en Canarias habían por entonces casi 300frailes dominicos, de los cuales 9 moraban en el “Convento de NuestroPadre  Santo Domingo de Güimar”, entre ellos el nº 4 era: “El Pe. Fr.Andrés Gómez”.

Fray Andrés había sido designado representante de dicho convento en lahacienda que poseía la comunidad dominica en Anocheza, para que seencargase de su administración. Por este motivo, se veía obligado a permanecer largas temporadas en estas propiedades, que se hallaban ubicadas en el límite del pinar de Agache y justo en la cima de La Ladera,teniendo que vivir como ermitaño en una pequeña cueva que allí se encontraba, junto a cuya puerta había plantado un romero, según cuenta la tradición oral.

Altos de Anocheza

Altos de Anocheza

Sólo abandonaba Anocheza cuando tenía que acudir a su convento, a  aplicarlas  misas que tenía asignadas, o a  cumplir con sus obligaciones de capellán y teniente de párroco en las citadas localidades, a través de las veredas existentes en los barrancos y ayudándose con una pértiga, tal como lo hacían los antiguos cuando iban o venían de las cumbres con su ganado.

Aún se conserva en los altos de La Medida un lugar denominado “La Fuentedel Fraile”, probablemente debido a nuestro personaje, que acudía hasta allía buscar el agua que necesitaba para su consumo, al pertenecer la fuente ala propia hacienda.

LA MALDICION DEL FRAILE

En Güimar se conserva por tradición oral una antigua historia relacionadacon Fray Andrés y referida al porqué de su retiro en Anocheza.

Se cuenta, que las ideas liberales y las curiosas teorías de nuestro fraile noeran bien vistas por el prior del convento güimarero ni por los superiores dela Orden, pues probablemente había tenido acceso a “libros prohibidos”, de la biblioteca de la Orden Dominica.

Por este motivo y como medida preventiva, o como castigo, Fray Andrés fue“desterrado”  a Anocheza con el beneplácito de muchos vecinos notablesde la localidad, que veían peligrosas las ideas que este inculcaba al pueblo llano, pero obligándosele a acudir con frecuencia, y caminando, a Güimar,Fasnia y El Escobonal. Además, en su nuevo destino tenía que vivir en una cueva.

La desesperación inicial del fraile fue tal, que desde lo alto de Anocheza y mirando hacia el valle gritó:

“Güimar florecerá, pero no granará”,  lo que se conocería en adelante como“la maldición del fraile”.

LAS PROFECÍAS DE FRAY ANDRES

En su retiro de Anocheza, Fray Andrés se alimentaba principalmente de loque le llevaban los agricultores y cabreros de la comarca, cuando iban acuidar sus rebaños y sus cosechas. Gentes de la comarca de Agache,gustaban de hacer un descanso en el trabajo y acercarse a la cueva deAnocheza para oír las historias del fraile ermitaño.

Según la tradición oral, los vecinos no podían acercarse mucho a la cueva,pues estaba   tan llena de pulgas que enseguida eran atacados ferozmente porellas.

Afortunadamente, esas minúsculas criaturas, que a veces cubrían las piernasdel fraile dominico, jamás llegaron a hacerle a éste ningún daño.

Otra de las muchas anécdotas que se cuentan de su vida, es la de encontrarlo frecuentemente por muchos vecinos estático, con sudores fríos y hablando con seres que solo él podía ver. O como muchos vecinos, aseguraban haber estado con el hablando en su cueva y otros eran testigo como a esa misma hora daba misa en la antigua iglesia de San Joaquín de Fasnia.

Al margen de sus prodigios y la maldición que profirió, lo que más fama dioa Fray Andrés fueron las numerosas predicciones o “agüeros del fraile” quehiciera en el siglo XVIII sobre los, para él, futuros siglos XIX y XX, que congregaban a centeneras de personas los viernes en la tardes para escuchar los vaticinios del futuro que hacía.

Algunas de las “profecías” que sean rescatado de la oralidad son las siguientes:

-“Los hombres volarán por los aires”.

-“Se mandaran mensajes más rápidos que las cartas”

-“Los carros se moverán por las calles sin ser tirados por animales”.

-“Vendrán plagas que destrozarán las cosechas y, a su vez, éstas seránsustituidas por otras peores”.

-“La cosa irá mal cuando las mujeres empiecen a vestirse  como hombre”.

-“Las personas irán desnudas o casi desnudas por la calle”.

-“La gente se comportará como el ganado, sin respeto, sin moral”.

-“En los años de 90 del siglo XX vendrá «Una», que hará tales estragos,que los que se salven se preguntarán  unos a otros ¿por dónde escapaste?”.

-“Los que logren llegar y pasar del año dos mil, necesitarán hijos que mantener, de tanta abundancia y riqueza”.

El enigmático fraile dominico Fray Andrés falleció en el mes de marzo de 1792, cuando contaba 86 años de edad.

En esos días se celebraron misas por su alma en el convento güimarero, y en el Convento Real de Candelaria, de la misma Orden de Predicadores.

Sea realidad o leyenda, si está claro que la vida de este fraile fue controvertida y que  aun hoy permanece en la memoria oral de la comarca de Agache.

Por lo que respecta a la vinculación histórica de este fraile con Güímar y Anocheza, no ofrece ninguna duda, pues está corroborada por numerosos documentos, algunos de los cuales están fechados en 1803, más de una década después de su fallecimiento, y se refieren a las posesiones que todavía tenía el  convento de Güímar en dicho pinar, denominándolas“Hacienda  de Fr. Andrés Gómez”.

En lo tocante a la maldición, hace unos años un sacerdote con vecinos del municipio de Güímar, subió hasta la cueva que moraba el fraile con para bendecir desde allí el valle y anular dicha anatema.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies