Hallan en España el fósil de una nueva especie de reptil

Fuente: ABC.es

Hallan en España el fósil de una nueva especie de reptil

Se trata de una culebrilla ciega que vivió hace 11 millones de años.

El primer cráneo intacto de una culebrilla ciega mediterránea ha sido hallado en España, en el Valle del Penedés, y los análisis posteriores han revelado que se trata de una especie nueva que vivió en el Mioceno medio, según detallen investigadores del Instituto Catalán de Paleontología (ICP), de la Universidad Autónoma de Barcelona, en la revista PLOS One.

Hasta ahora, en Europa solo se habían encontrado fragmentos fósiles aislados de estas culebrillas mediterráneas, por lo que el conocimiento de su evolución era limitado y mayoritariamente basado en estudios moleculares. Se trata de un reptil sin extremidades que se ordena dentro del género Blanus. «Aunque se las llame culebrillas ciegas, las anfisbenas no son serpientes, si no un grupo de escamosos aparte que llegó a la pérdida de las extremidades por un camino evolutivo paralelo», explica a ABC el autor principal del estudio, Arnau Bolet, investigador asociado del ICP.

Ahora se ha encontrado el único fósil de cráneo de esta culebrilla en Europa, que ha revelado pertenecer a una especie desconocida hasta ahora, a la que han denominado Blanus mendezi, pues el especimen fósil descrito fue recuperado durante unos trabajos de excavación en 2011 por Josep Méndez, técnico del ICP. Los trabajos de excavación se llevaron a cabo en el yacimiento conocido como Abocador de Can Mata, un área de gran riqueza fosilífera, por lo que «no se descarta que nuevas especies de reptiles que convivieron con Blanus mendezi estén esperando ser descubiertas», añade Bolet.

Longitud de poco más de 1 centímetro

Este cráneo de 11,3 milímetros es, por tanto, el fósil más completo de este género y vivió hace 11,6 millones de años. Según explica el profesor Bolet, «las principales diferencias con otras especies del género Blanus son su mayor tamaño, características de su dentición, y diferencias en las proporciones de algunos huesos del cráneo, como podrían ser el premaxilar, el maxilar o el frontal. Otras diferencias conciernen las líneas de sutura entre huesos craneales o incluso algún elemento de las vértebras».

El trabajo para su datación no ha sido fácil. Pese a estar prácticamente completo -el único elemento que no se ha conservado es la mandíbula izquierda- su estudio se veía imposibilitado por una costra que cubría la mayor parte del fósil. «Fue necesario aplicar técnicas de tomografía computerizada para obtener un modelo en tres dimensiones en el que la costra se eliminó digitalmente, ya que la preparación de un ejemplar tan pequeño habría puesto en peligro la integridad del fósil. Como se puede ver en la reconstrucción, se trata de un animal con un cráneo y dentición robustos, y que presenta adaptaciones para la vida subterránea», dice Bolet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies