LA SANTA Compaña

Entrevista con la escritora Mado Martínez

LA SANTA Compaña

© Juanca Romero Hasmen

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (2 de octubre, 2014)

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (2 de octubre, 2014)

La Santa Compaña, procesión fantasmal en la que sus integrantes van envueltos en sudarios y con los pies descalzos. Cada fantasma lleva una vela encendida y su paso deja un olor a cera en el aire. Al frente de esta compañía fantasmal se encuentra un espectro mayor llamado Estadea. Y de este modo tan formal y casi académico es como se define oficialmente la que es considerada procesión de los muertos. Esta semana me congratulo de poder presentar el último libro de Mado Martínez, una de las escritoras más prolíficas del estado español, ganadora de la XIX edición del Premio de novela Ateneo joven de Sevilla con LA SANTA, editado por Algaida. Con ella he estado charlando tranquilamente sobre el fenómeno de la Santa Compaña.

El misterio que se siente, el misterio que se sabe, el misterio que se toca… ¿Es la Santa Compaña uno de los enigmas más enraizados a lo antropológico en España? – Lo es, y de hecho existen interesantes estudios antropológicos al respecto, en los que se abordan los aspectos culturales de esta creencia y se recogen testimonios de personas que aseguran haberla visto.

¿Es el fenómeno de la Santa Compaña un producto de la Fe? – Es un producto de la creencia, porque el que no cree en la Santa Compaña ni tiene noticia de la posible existencia de algo así, difícilmente creerá haberla visto. Si embargo, Fe aparte, de lo que sí podemos estar seguros, Fe aparte, es de que hay personas con nombres y apellidos que aseguran haber tenido un encuentro con esta macabra procesión espectral. La gran mayoría de estos testimonios son absolutamente escalofriantes, conectados con los miedos más atávicos del ser humano.

Posiblemente haya lectores que no estén familiarizados con este tipo de temáticas. ¿Podrías definir lo que es exactamente la Santa Compaña? –La Santa Compaña es una procesión espectral de ánimas. Se trata de ánimas en pena que van errando por las noches, visitando las casas en las que pronto habrá de morir una persona, anunciando defunciones y desgracias, o incluso reclutando a los vivos a penar con ellos por las noches portando una cruz, encabezando la comitiva, hasta consumir sus energías vitales y abocarlos a una muerte lenta pero segura. En el imaginario popular español, se retrata a la comitiva como a una corte de encapuchados vestidos con sudarios blancos, que portan velas. Al frente de esta procesión suele ir un espectro mayor al que se denomina la Estadea. Dicen que cuando se acerca es fácil reconocerla, porque van rezando una especie de cánticos y rezos fúnebre, y haciendo sonar una campanilla. Existen una serie de rituales protectores con el fin de protegerse cuando uno se encuentra con esta terrible procesión en su camino, tales como trazar un círculo en el suelo, evitar mirarla, rechazar la cruz o la vela que a veces pueden ofrecernos, etc. Y por supuesto, también… ¡Salir corriendo!

¿Es la Santa Compaña cosa exclusiva de los caseríos gallegos? –La Santa Compaña es conocida en toda la geografía española, también en Europa y América Latina. En otros lugares de España, como en Asturias, donde hay una gran tradición relativa a este mito, se la conoce como la Güestía. También se la conoce como Ejército Antiguo, Hueste Antigua, Genti de Muerti, etc. En Europa, el mito está muy enraizado con el Ejército Furioso de Wotan. En América Latina, podemos encontrar paralelos en las Ánimas de Cucao de Chile, en la Barbacoa antioqueña de Colombia, las ánimas que dan candela en Costa Rica y El Salvador,  en las procesiones espectrales de México, etc.  Yo he recogido testimonios, casos y tradición en todos estos lugares, algunos de ellos, realmente aterradores. No me gustaría encontrarme con algo así.

Mado, eres una mujer que entre otras muchas cosas, te codeas con lo misterioso, con lo insólito. ¿Por qué la Santa Compaña como eje de tu nuevo libro y no otro de los grandes enigmas conocidos? –Porque La Santa Compaña es uno de los fenómenos más espeluznantes y espectaculares del terror español. Incluso en la revista británica Fortean Times le llegaron a dedicar un reportaje especial a este fenómeno. Este mito del folclore y la leyenda española conecta con nuestros terrores más atávicos y profundos, da mucho juego a la fantasía y la imaginación, y está muy presente en diferentes lugares del mundo, aunque con distintos nombres, por lo que es muy fácil identificarse con esta realidad oculta, esa mitad oscura, cerval e intuitiva que forma parte de nuestra cultura.

LA SANTA“LA SANTA”, tu nuevo libro… ¿de alguna manera una novela llena de hechos reales o al menos rescatados de testimonios recibidos? –La Santa está llena de escenas de miedo, pánico y terror psicológico. Es una novela con mucha trama en la que todo puede ser posible, el misterio que destilan sus páginas cautiva a los lectores y uno no puede dejar de leer, de la misma manera que yo no pude dejar de escribir. Vivía absolutamente enganchada a esta historia. Lo más inquietante, es que como muy bien has intuido, gran parte de los relatos en los que se describen encuentros con La Santa están basados en hechos reales. Y es que la realidad, sí, supera a la ficción, pero La Santa supera todas las realidades al dotar a estas historias de un contexto, una trama y una historia muy atractiva.

En LA SANTA se palpa claramente tu evolución como autora, la madurez de las letras que plasmas sobre blanco. ¿Afrontas esta novela como un reto, una aventura, el resultado de una labor de las musas…? –He madurado mucho desde que publiqué mi primera novela, porque la práctica hace al escritor. Obviamente la calidad literaria de La Santa revela esa evolución y madurez estilística que he ido ganando con los años, y creo que la mejor evidencia de ello es que he ganado el Premio Ateneo Joven de Sevilla con ella, uno de los premios literarios más importantes de este país. También he de confesar que soy una autora muy ecléctica en cuanto a estilos narrativos, y que en La Santa he dejado que fluya mi vena más gótica y victoriana, con el fin de recrear un ambiente de misterio en el que el lector pueda sentarse a vivir intensamente la historia. Y el resultado ha sido extraordinario.

Isabel, Rebeca, Antonio Lucero, el Indiano… ¿personajes que enganchan, enamoran, nos hacen sentir miedo…? –Isabel es la protagonista de la historia, pero hay otros personajes muy importantes en esta trama, y enamoran, aterrorizan, causan pasión, recelos u odios, porque meto al lector en lo más profundo sus almas, en la parte más oscura de sus vidas, en los rincones más inconfesables de sus pensamientos, traumas, temores, culpas, remordimientos y secretos inconfesables. A mí me cautiva particularmente Isabel. Es la hija mediana de Antonio Lucero, el director del colegio. Vive encerrada en su mundo interior y sus únicas amigas son Marta la Loca y Rosalía, una chica ciega. Se rebela continuamente contra la vida de asilamiento en el internado y los planes que su padre tiene para ello, así que se gana continuos bofetones y se pasa la mayor parte del tiempo castigada. Se siente diferente a las otras chicas del colegio, pero no sabe por qué.  La cuestión es que a Isabel le toca enfrentarse a las extrañas desapariciones que están teniendo lugar en el internado y resolver, al mismo tiempo, las dudas que ella misma alberga respecto a su identidad, su salud mental, etc. La trama la arroja en brazos de multitud de peligros y momentos de terror, al tiempo que desciende a las cavernas de sus instintos más bajos.

Y en tu haber, el XIX Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla 2014. ¿Satisfactorio es lo que define el momento que vives como autora? –Muy satisfactorio.

Y cuando entremos a la librería y tengamos LA SANTA entre las manos, ¿nos vamos a encontrar con qué exactamente? –Con una historia ambientada en los años ’50, en un prestigioso internado para señoritas llamado Manderley, enclavado en las entrañas de los Picos de Europa (Asturias). Una de las tantas tormentas de nieve que asolan la región y que suelen dejar el colegio aislado, se cierne sobre el concejo, justo cuando algunas de las alumnas empiezan a desaparecer del centro, sin que nadie sepa por qué motivo. Los lugareños piensan que se trata de la Santa, una versión local de La Santa Compaña, mientras que otras evidencias apuntan al secuestro y al hecho de que pueden estar marchándose por su propio pie. El caso es que la desaparición de estas niñas desencadena una serie de sucesos nefastos, y los oscuros secretos de Manderley empiezan a desvelarse a convertirse en una inequívoca amenaza. Se trata de una historia que los amantes del terror van a devorar, y que aquellos quienes hasta ahora eran reticentes con este género, va a acabar convirtiéndose en fieles seguidores con esta novela, y cuando la lean, van a saber por qué.

Gracias Mado por compartir este rato de conversación con los lectores de la página dominical Angulo 13 en DIARIO DE AVISOS.

PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies