LA TIERRA DEL HIRGUAN

EL TAGOROR AMUEBLADO

LA TIERRA DEL HIRGUAN

© Carlos Jesús Pérez Simancas

La Gomera más mágica tiene un soberano indiscutible, un ser mitológico que ha sobrevivido en la memoria colectiva de la isla. El Hirguan, es un ser maligno que según la tradición, se aparecía en forma de perro de pelo espeso.

Este concepto sigue vivo en la tradición amaziq continental:

[…] los Iregʷan se presentan, en los cuentos beréberes, con frecuencia, en grupos, en contraposi­ción con elamziu, el ogro, y su mujer, tamza, que prefieren actuar individualmente.

Los Iregʷan viven, según la creencia popular beréber, juntos en una casa [Vycichl 1952: 184].

La palabra “argu”, pl. “irguten” se conserva aún en el rifeño occidental para designar al mal, en diferentes formatos. En el Aures (Chaouia) su plural es “irgwan” como el recogido en Canarias.

La palabra Hirguan en La Gomera fue recogido en varios textos, que llegaron a sus autores a través de tradición oral:

«Adorauano il demonio in figura d’huomo lanuto da loro detto Hirguan» [Torriani (1590, LIX: 81v) 1940: 180].

 «A estos gomeros naturales de aquí se quenta dellos que les parecían vnos ydolos, que ellos en su lengua llamaban “Yrguanes”, tan grandes como nouillos de dos o tres años, muy lanudos, de lana espesa de carneros burdos, y andaban ympinados en dos pies, y los espantaban a ellos y a sus mujeres, y los ahuyentaban algunas vezes quando los enojaban y les ahygaban o espantaban los niños. Estos eran demonios que tomaban cuerpos pantásticos (sic) en el ayre, y se hazían adorar y temer» [Anónimo MC (d. 1600) 1935: 73].

La montaña mítica de Garayan podría ser uno de los lugares en donde habitara Irguan, repetimos demonio en forma de hombre velludo o animal, aunque no sabemos el lugar exacto de Vallehermoso en donde está ubicada, aunque algunas voces la sitúan en la montaña de La Cruz de las Ánimas. Hay otros lugares muy temidos por los isleños asociados a los seres malignos: demonios o mujeres “machias” (Tejera Gaspar, 1996:102).

De hecho en la Gomera justo detrás de la bahía de San Sebastián, donde se encuentra el “Cristo”,  hay dos roques que se  conocen como el Machal “Grande” y junto a la costa el Machal “Chico”, lugar donde bailaba una luz popular. En Playa de Santiago al acantilado de Tecina, donde se encuentra un establecimiento hotelero, se le llama “La Marichala”  pero la tradición oral, comenta que un roque al borde del acantilado se le conocía como el Machal. De hecho  un camino que baja hasta el veril de la costa se le llama el camino del perro negro.

En cuanto al término Garayan, en el dialecto libio de Ghadamés existe awaray= roque, roquedal con lo que tendríamos awaray aâian= roque malo o del malo, de evolución: awarayaian <> aguaraian <> guaraian <> garaian <> garayan, por pérdida de la “u” al castellanizarse. J. F. Navarro Mederos (1993:96) nos refiere la Montaña de los Manantiales, (Chipude, Vallehermoso) como una de las montañas o roques que han gozado o  gozan de cierta consideración mágica

El análisis del léxico, ayuda a fijar tanto las referencias físicas o materiales como las representaciones abstractas. Veamos algunos ejemplos concretos, ligados a la caracterización de las fuerzas del mal o espíritus malignos. El caso más conocido tiene que ver con el volcán Teide, donde se ubica el “infierno”, denominado Echeide, residencia del “demonio” Guayota.  En La Gomera existe el topónimo  de un barrio de Alajeró, que se llama Arguayoda. Justo en frente de este pueblo, en la otra orilla del barranco de Erque, hizo su aparición “La Luz de la Vega Abajo”, Y el camino real que cruza la montaña de San Lorenzo, sito en Arguayoda,  es tierra de seres altos y oscuros que se aparecen al borde del camino y cuenta con numerosos testigos a lo largo de la historia.

Las variantes palmeras del Hirguan son “yruene” (Abreu 1590), (Viera 1772), “yruena” o “yurena” (Bory 1803), “yruñe” (Berthelot). El antecedente inmediato es “argu”, pl. “iruggan”, es decir, lo que nosotros pronunciaríamos algo así como “iruuane”. En la Gomera de nuevo, un paso de montaña llamado el paso de Jergan, localizado en lo alto del caserío de Las Toscas, junto al llano del fuego, lugar  mágico ya que se encuentra en ese emplazamiento numerosas aras de sacrificio, la tradición habla de seres velludos  que espantaban al ganado, e incluso recientemente a unos turistas suizos que se tropezaron con lo insólito. De hecho un topónimo oculto por la zona nos daría otra pista sobre los Hirguanes  gomeros, el roque de Irún y su cueva ¿Será esta la última morada de los Hirguanes?

Así como fuera, seguimos a la pista de estos seres, seguimos tras su huellas. Traeremos a esta página los testimonios de aquellos que se tropezaron con los seres malignos que desde los siglos se aparecen en los caminos  gomeros.

Fuente consultada por el autor de este artículo: http://iruene-la-palma.blogspot.com.es/2006/11/iruene.html

PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies