Los Ecos de la Tragedia

Entrevista con el periodista y escritor Javier Pérez Campos

Los Ecos de la Tragedia

© Juanca Romero Hasmen

 

Desde tiempos remotos, el miedo a la muerte y la incertidumbre de lo que puede haber tras la llegada del óbito, ha ocupado gran parte de la fase existencial del ser humano. Y es que los temas relacionados con el supuesto más allá han ocupado miles de horas no solo de programas de radio o televisión, sino que hay muchos libros que han escrito negro sobre blanco en busca de alguna clave que consiga dar luz al controvertido asunto. Esta semana he podido tener una distendida charla con el periodista y escritor Javier Pérez Campos, autor de entre otros libros “Los ecos de la tragedia” (Planeta), conocido por sus intervenciones en diferentes medios y ser productor y redactor del programa Milenio 3 de la Cadena Ser y reportero de Cuarto Milenio. Con él, abusando de su amistad, he hablado de su último libro en el que podemos encontrar el auténtico sentido de las palabras investigador, curiosidad y rigor.   ¿Es “Los Ecos de la Tragedia” el resultado del necesario trabajo de campo de un periodista curioso? En realidad es una combinación de muchas cosas, entre las que destaca, desde luego, el trabajo de campo. Pero también hay una importante labor de documentación, y un factor aleatorio que me ha ayudado a llegar a datos insospechados… Algunos lo llamarán casualidad, pero yo estoy convencido de que es algo más.

Más allá de las páginas de este libro, ¿Qué hay en su interior para ti como autor? En realidad esta es una historia que me ha llegado muy profundamente. Han sido meses de búsqueda obsesiva, y he llegado a emocionarme en determinados lugares como la fosa común de las víctimas de Los Alfaques, que durante años permaneció perdida… Así que en el interior del libro he dejado también parte de mi alma. Es mi trabajo más personal…   Un recorrido de más de 20.000 kilómetro… ¿España se te empieza a quedar pequeña en la búsqueda de enigmas? Para nada… Porque estoy seguro de que en esos 20.000 kilómetros me he dejado millones de cosas en el tintero. Nuestro país está lleno de enigmas, algunos inéditos. Por eso me interesan especialmente nuestros misterios, porque pertenecen a nuestra historia más oculta.   Si trazáramos un mapa de lo insólito en nuestro país, ¿quedarían territorios en los que declarar desierta la casuística extraña? Estoy seguro de que no… Otra cosa es que se hayan divulgado o hayan salido a la luz. Pero cada rincón de nuestra geografía esconde un misterio. Qué mágico es ser consciente de que aún nos quedan cosas por descubrir…   Apariciones de carretera, personajes agoreros, poltergeist y un largo etcétera. ¿Realmente hay expedientes en los que quede demostrado el origen paranormal de los hechos que se producen en él? Existen documentos oficiales, con el membrete de la Guardia Civil, hablando de fenómenos paranormales en lugares como hospitales, o en carreteras donde, ¿casualidad?, se han producido terribles accidentes. Esos expedientes que recojo en el libro poseen una fuerza tan tremenda que podemos considerarlos auténticos tesoros en la investigación del misterio de nuestro país.

"Los Ecos de la Tragedia"

«Los Ecos de la Tragedia»

“Los Ecos de la Tragedia” intenta dar respuesta entre otras, a la pregunta que muchos nos hacemos y que yo te hago ahora, ¿hay vida después de la muerte? Estoy convencido… Ahí están tantos testimonios relatando visiones imposibles en momentos críticos en que se debatían entre la vida y la muerte. Algunas de esas visiones son tan complejas que cuesta creer que se trate de meras alucinaciones…   Ser periodista no nos convierte en personas alejadas de las emociones y la sensibilidad, ¿Algún caso en el que te hayas visto superado? Sin duda, y de hecho yo detesto la imagen del periodista-computadora que analiza gélidamente lo que ocurre en su entorno. Creo que en la imagen más romántica del reportero que relata incluso sus vivencias para conseguir los datos. Por eso desde muy joven me emocioné con los libros de Iker Jiménez, J. J. Benítez o Alardo Prats.   En la investigación de “Los ecos de la tragedia” viví momentos muy impactantes, como el relato de uno de los supervivientes en el lugar del accidente de Los Alfaques. Él fue un niño milagro y no había regresado allí desde hacía décadas. Ese momento, y la conversación que allí mantuvimos cambió mi forma de ver muchas cosas…   ¿Es el expediente de Los Alfaques quizá el más trágico de todos los que has afrontado? Sin duda, porque aparte del misterio también es un auténtico drama. Ha hecho falta mucho tacto para investigar el tema, y también por eso ha habido momentos muy emocionantes. Pero la enseñanza final de esta investigación es que siempre debe haber esperanza, incluso después del dolor. Es fácil decirlo desde mi perspectiva, pero en realidad la enseñanza procede de una persona que perdió allí a toda su familia y salvó su vida de milagro.   ¿Es cierto que los lugares en los que han acontecido hechos trágicos queda algún tipo de impregnación del dolor? Eso parece después de haber analizado decenas de casos en nuestro país. Hace poco descubría un libro revelador, “Los chamanes de la prehistoria”, de Jean Clottes. Y en él relata cómo los chamanes san de Sudáfrica creían que los lugares donde habían dado caza a un elán, quedaban impregnados para siempre de una energía especial, propicia incluso para viajar al “otro lado”. Y, en el fondo, esa es la base de la “teoría de la impregnación”, salvo que miles de años atrás. ¿Es posible que el sufrimiento impregne un lugar, haciendo que determinadas escenas se repitan ocasionalmente como un eco lejano?   ¿En la búsqueda de la verdad te encuentras con muchas mentiras? Sin duda, más aún cuando un caso resulta incómodo y se intenta silenciar. Pero las mentiras, en este caso, me las he encontrado de la gente “sensata”, de quienes observan para evitar que algunas cosas salgan a la luz, de quienes incluso me han reprendido intentando amedrentarme para que abandonara el lugar… Han sido largos años de silencio en este caso, precisamente porque algunos se han encargado de que así fuera.   ¿Cuál crees que es la mayor mentira que nos han oficializado como verdad? Por desgracia, muchas. Cada día en los informativos encontramos cientos de ellas, y ya no nos sorprende que la mayoría procedan de los altos mandos. Lo bueno del misterio es que en él no existe nada oficial, y eso permite que cada uno discurra por sí mismo y saque sus propias conclusiones. Por eso siempre hay que sacar a la luz nuestro sentido crítico y huir de las versiones oficiales…   Javier Pérez Campos, y de tercer apellido, ¿hemeroteca? Podría ser uno de ellos (risas). En la hemeroteca he pasado largos días, semanas, meses… Encerrado día tras día, disfrutando con cada hallazgo, paladeando cada nuevo recorte. Con el corazón en un puño cada vez que apretaba el botón de la impresora y esta escupía la página con su sonido agónico. Esa pasión por la hemeroteca me ha ayudado a enfocar las investigaciones de una manera más profunda, y también a descubrir casos inéditos. No todo está en internet… Gracias por haber dedicado parte de tu tiempo a los lectores de ANGULO 13 en DIARIO DE AVISOS. Gracias a ti, amigo Juanca. Sabes que guardo gran cariño a Ángulo13, una de mis primeras casas. ¡Un abrazo fuerte a ti y a todos los lectores!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies