MAESTRO DE LOS ASTROS Y LOS SUEÑOS

Entrevista con Manuel Capella, experto en hipnosis y astrología

MAESTRO DE LOS ASTROS Y LOS SUEÑOS

© Juanca Romero Hasmen

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (8 de marzo, 2015)

Página dominical ANGULO 13 en Diario de Avisos (8 de marzo, 2015)

Aunque en estas veredas de la comunicación ya he cumplido las dos décadas, mi interés por los temas más controvertidos, próximos a los enigmas y misterios es  algo más contemporáneo, y este Angulo 13 ha cumplido hace un par de meses la ´década de vida. En todo este tiempo he podido conocer a mucha gente, personajes llenos de vivencias y no pocas historias curiosas que contar. Pero me gusta diferenciar entre personajes y auténticas personas con mayúsculas. Y ahí enmarco a Manuel Capella, inquieto buscador de respuestas, experto en hipnosis y excelente ser humano al que conozco desde hace una década. Y dándome un baño de nostalgia y necesidad de rodearme de los buenos amigos, he querido rescatar de mi particular hemeroteca una coloquial entrevista que realizamos hace la friolera de casi ocho años y que sorprendentemente contiene palabras con aromas de vigencia y actualidad. Hablar con Manuel Capella siempre es un premio para el intelecto.

Eres un hombre curtido en estas lindes de los enigmas y la parapsicología. Haz memoria: ¿Cómo fue tu primer contacto con estos temas?  

– Creo que no hubo un primer y único contacto, o momento, sino muchos pequeños momentos. Es más, creo que a la mayoría de los amantes del misterio nos puede haber sucedido lo mismo. Vamos atravesando etapas que van imprimiendo carácter a nuestra existencia, viviendo sucesos y experiencias que se originan en la niñez para forjar luego nuestras inquietudes en nuestra edad adulta: empezamos leyendo un comic o viendo una película de ciencia-ficción sobre belicosos marcianos que pretenden conquistar la Tierra y ello da pie para que comencemos a preguntarnos si somos los únicos seres pensantes del universo. De ahí a interesarnos por los Ovnis, y por cuanto les rodea, puede haber solo un paso. También cuando escuchamos de niños, sobrecogidos a la luz de las velas, esos relatos sobre fantasmas y aparecidos, esas “historias al calor de las chimeneas y braseros”, comenzamos a desarrollar en algún lugar de nuestro subconsciente una inquietud latente por saber si “ello” pudiera ser cierto. Muchos nos hicimos “amigos del misterio” al interesarnos por cuanto decía el doctor Jiménez del Oso a través de aquellos míticos “más allá” en “blanco y negro” o cuanto nos relataba Antonio José Alex en cada “medianoche” de radio.

¿Está de moda ahora todo lo relacionado con lo oculto e indescifrable?

– Siempre estará de moda, porque se relaciona -es preciso relacionarlo- con los misterios de la vida y de la muerte. Y ello, en mayor o menor medida, a todos nos preocupa y a todos nos afecta. De todas formas creo que el mundo del misterio tuvo su apogeo hace unos años, tal vez sobre el final de los setenta y hasta la mitad de los noventa. Fue la época de mayor auge de estas temáticas; entonces se nos advertía frecuentemente sobre avistamientos Ovnis, ahora ya no tanto. Se abrían multitud de librerías especializadas en material esotérico; ahora, sin embargo, son muchas las que han tenido que cerrar sus puertas. Se anunciaban multitud de cursillos novedosos ofreciendo resultados satisfactorios, hoy la gente ya no confía tanto. Tenía “mejor prensa” el mundo del misterio. Ha habido bastantes casos en los que los fenómenos paranormales han estado asociados con el fraude, la superchería, con auténticos casos de megalomanía y hasta con algún caso de cuadro psicótico. Ya se sabe que la gente suele meter a todos en el mismo saco. También, creo que el mundo está atravesando actualmente unos momentos muy difíciles y complicados en muchos sentidos, lo que hace que la fenomenología paranormal y el mundo del misterio hayan pasado a interesar menos. Hay demasiada crispación, violencia y convulsión en la vida de las personas en estos momentos.

¿El gran enigma del Mundo?

– Yo creo que es la vida misma. La vida es el mayor de los misterios. Hay quien piensa que con las teorías de Darwin está ya todo explicado, pero la pregunta es: ¿la aparición de la vida sobre la Tierra tenía que haberse producido necesariamente? ¿Era solo una de las posibilidades? ¿…entre cuántas de ellas? ¿…entre cien? ¿…doscientas? ¿… mil millones? Conforme esa posibilidad se hace más remota nos da más que pensar. Y con la aparición del hombre sucede algo similar, es otro misterio: ¿por qué unos primates evolucionaron hacia los “homínidos” y éstos hacia los “homo sapiens”?. Eso Darwin no lo explica, no lo puede explicar. Un gato, un perro, una avestruz… también han evolucionado, pero siguen haciendo las mismas cosas que hacían hace millones de años cuando comenzaron su andadura como especie. El hombre, no; ha evolucionado pero en otro sentido imposible para las restantes especies. El hombre conoce ahora que es un ser insignificante perdido en la periferia de una galaxia dentro de un espacio casi infinito; un mono no lo podrá saber nunca.

¿La gran mentira universal?

-Yo creo que han sido las religiones, o mejor dicho el mal uso que los hombres han hecho de ellas. Hoy en día todavía existe gente que piensa que tras inmolarse será conducido hacia el paraíso eterno en donde le esperan 70 vírgenes. Y lo creen porque estas absurdas tonterías les han sido inculcadas desde la niñez. En el mundo siempre ha faltado más cultura y menos fanatismo religioso. Y hoy, aunque en menor medida, sucede lo mismo.

Eres un gran conocedor de los astros, algo que me da pie a la siguiente pregunta: ¿Son los OVNI vehículos tripulados por seres de otros planetas o tienen matrícula made in Planeta Tierra?

 El fenómeno Ovni es muy complejo. Yo creo que estamos ante varios fenómenos que se entremezclan formando un conglomerado difícil de interpretar. Hay que diferenciar mucho lo que te cuenta un piloto, que evidentemente sabe distinguir muy bien lo que hay en nuestros cielos, que lo que te cuenta un contactado. En los “avistamientos” concurren factores psicológicos y parapsicológicos, dejando al margen claro está, los casos que se pueden explicar de manera natural. No creo que procedan de la Tierra, no soy nada “conspiracionista”. ¿De otros mundos?: pues el único problema son las enormes distancias existentes el Cosmos, pero de éste ignoramos muchas cosas. En el momento actual de la Ciencia existe el casi convencimiento de que vivimos en un espacio tridimensional prácticamente plano en el sentido euclidiano. Pero que quieres que te diga… también creíamos hace mil años que la tierra era plana. En fin, volviendo al tema de los Ovnis permíteme que te de “la respuesta del gallego”: creo que existe algo en nuestros cielos pero ni idea de lo que puede ser.

Sobre cuestiones más aritméticas… ¿es cierto que la posición de determinados astros en el momento de nuestro nacimiento determinan la persona que seremos durante nuestra vida al tiempo que señala el momento de nuestra muerte?

– Explicar a través de unas breves líneas los fundamentos de la Astrología es tremendamente complicado. Los astrólogos nos movemos entre dos grandes teorías. La primera es que los astros en sí, influyen en nosotros y nuestro entorno por una simple cuestión física. Es decir, al igual que la Luna influye sobre nuestras mareas por su proximidad a la Tierra, existirían otras manifestaciones, mucho más sutiles e inapreciables para la Ciencia, que serían irradiadas desde cada uno de los cuerpos celestes. Yo no creo en esta hipótesis, aunque muchos astrólogos la defienden. Porque veamos: según ello, planetas con mucho mayor volumen que otros emitirían por lógica, tales influencias con más intensidad. Por ejemplo, Júpiter es muchísimo más grande que Plutón; y encima, está más cerca de la Tierra. Por lo tanto, sus efectos tendrían que ser más ostensibles en nuestras vidas. La segunda hipótesis es la de la “Sincronicidad”. Personalmente, me inclino más hacia ella. Para comprenderla, pongo un ejemplo sencillo, pero expresivo. Imaginemos dos relojes. En uno marcamos una hora determinada. Las diez por ejemplo. En el segundo marcamos las once. Evidentemente cuando el primero de ellos marque las diez y media, el segundo va a marcar las once y media. Por lo tanto, siempre mirando las manecillas de un reloj, tendremos la información que necesitamos sobre el segundo. Es aquello de lo que es “arriba”, es “abajo”, o lo del efecto mariposa pero a una escala universal. De todas formas no me duelen prendas reconocer que la Astrología no posee ningún fundamente científico, ni siquiera sólido. Pero no por ello he dejado de estudiarla e interesarme por ella. La metáfora de que los cielos se mueven análogamente a cómo funciona la maquinaria de un reloj, podría tener una base más literal.

Al igual la pregunta te parece estúpida. La Astronomía, entre otras cosas, busca la posibilidad de encontrar vida en otros planetas, ¿la Astrología puede ayudar en este sentido?

Bueno, yo desde luego pienso que no existe ninguna pregunta estúpida. La Astrología no ayuda en la búsqueda de vida en otros planetas. En la Astrología se busca una incidencia entre los movimientos planetarios y los sucesos en la Tierra y en nuestras vidas. Nuestro planeta, incluidas las plantas, los animales y el hombre son el centro del Universo –tal como lo concebían los antiguos- y el estudio de los astros en Astrología solo tiene esa perspectiva. Pero tampoco la Astronomía tiene como función primordial la búsqueda de vida en otros planetas. Para estudiar esa posibilidad contamos con la Exobiología y la Astrobiología.

¿Por qué crees que actualmente no se imparte parapsicología en las universidades españolas como una especialidad más?

Pues el “por qué” no lo sé, pero desde luego sería conveniente. Todo en esta vida, o casi todo, debe estar sujeto a una legislación y a unas normas, para evitar los malentendidos, los fraudes y las confusiones. Hoy en día te imprimes unas tarjetas de visita con la palabra “parapsicólogo” y ya lo eres. Además existe una tremenda confusión en cuanto a que es un parapsicólogo. La Parapsicología debería contener asignaturas como Física, Química, (tan necesaria por ejemplo en casos como el de Bélmez) Psicología, Sociología… Ojalá con el tiempo esto cambie. De momento si se permite hacer tesis universitarias en algunas carreras, especialmente Psicología, sobre la parapsicología o algunos de sus fenómenos.

¿Crees que la sociedad tiene un concepto acertado sobre lo que es la Hipnosis?

 

– No, la hipnosis ha estado rodeada de muchos malentendidos. Ese aspecto circense y teatral es lo que la gente mejor conoce. Por otro lado, las aplicaciones clínicas de la hipnosis no están muy utilizadas en nuestro país por psiquiatras y psicólogos, mientras curiosamente se emplea mucho más en EEUU o Sudamérica.

Sinceramente pienso que la hipnosis es una buena herramienta para desbloquear algunos conflictos mal elaborados de nuestra mente, así como para averiguar ciertos recuerdos sumergidos en lo más profundo de nuestro inconsciente. Pero en definitiva, la última palabra sobre ello la tienen que dar los profesionales de la salud. En cuanto a su aplicación parapsicológica, que es la que mejor conozco, su utilidad también resulta muy atractiva e interesante, porque con la hipnosis conseguimos dos cosas en este sentido: se acentúa la percepción extrasensorial del individuo y podemos acceder a la parte inconsciente de la mente. Recordemos la comparación que hacía Jung en cuanto a que la mente consciente se asemejaba a una ola del mar y el inconsciente a la profundidad de los océanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies