PLANETA FUNERARIO

PLANETA FUNERARIO
© Juanca Romero Hasmen / Diario de Avisos
Estamos inmersos en esos reiterados días en los que los recuerdos hacia los que ya no están, se pasean a flor de piel. Aunque los difuntos estén presentes todo el año en nuestro recuerdo –unos más que otros-, cuando se aproximan estas fechas todo se magnifica, y en muchas ocasiones se sobredimensiona. Si un puñado de amarillas trebinas pasa a costar de 2 a 5 euros, pues se pagan, que la clave está en sentirse bien con uno mismo dejando bonito el nicho del pariente, no vaya a “pensar” mal de nosotros y se aparezca cualquier noche junto a la cama. En nuestra esfera cultural, occidentalizada por los cuatro costados, lo que se estila es eso de ir a los cementerios y hacernos un tour entre nichos y tumbas para decir “mira, esa es la de Pancho el borracho. ¡Jesús!, como le tiene la tumba su mujer, seguro que no viene desde hace años”.
Los camposantos durante estos días se convierten en pasarela de cuchicheos entrelazados con sentimientos de auténtico dolor y recuerdo. ¿Pero esto es así en todo el mundo?… ¡para nada! Si nos damos un paseo por diferentes lugares de este redondeado mundo, podremos descubrir como en muchos lugares de México, por ejemplo, los cementerios se convierten en imponentes mesones en los que los familiares llevan todo tipo de alimentos y bebidas para ser compartidas sobre las tumbas a modo de mesas de banquete. Si buscamos algo más exótico, podemos viajar hasta Indonesia para ser testigos de cómo la comunidad Tana Toraja saca de su sepulturas a sus difuntos para acicalar y vestir elegantemente a los cuerpos momificados mejor conservados, darles un paseo procesional por las calles y ser devueltos a su sepulcro pasados tres días. Y en una sociedad tan adelantada como la de Taiwán, muchas familias contratan aún hoy en día los servicios de las “hijas arrendada”, que llorarán y gritarán por el difunto a cambio de una conveniente tarifa. En otros puntos del país lo que se estila es bailar un estriptis frente al cuerpo difunto antes de darle pasaporte definitivo helpful hints. Extremistas son las prácticas de la etnia Dani en Papúa Nueva Guinea, en la que al morir el varón de la familia, cortan varios dedos de las mujeres que quedan penándole para ser llevadas esas extremidades a la sepultura con él.
Precisamente sobre estas y otras muchas costumbres aún vigentes y referidas a ritos funerarios, versa la conferencia PLANETA FUNERARIO que tengo el gusto de impartir este lunes 31 de octubre en el Ex convento de Santo Domingo de La Laguna, a partir de las 7 de la tarde, y organizada por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Aguere. Por supuesto, la entrada es totalmente libre. Además, el miércoles 2 de noviembre, en la librería El Candil de Tejina, a partir de las 8 de la noche, imparto la charla “Ritos de Muerte”, un encuentro más recogido o íntimo, también sobre estas temáticas.

PUBLICIDAD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR