RITUALES AL PESO

ERUDITOS, MEDIOCRES Y DESCEREBRADOS AL SERVICIO DE DEIDADES DE CARTÓN PIEDRA.

RITUALES AL PESO

© Juanca Romero Hasmen

Hace algo más de una semana conocíamos una información referida a la mutilación de animales con aparentes signos de haber sido utilizados en algún tipo de ritual. Pudimos leer en este mismo periódico de la mano de Tinerfe Fumero –responsable del área de Sucesos de Diario de Avisos-, como en la costa del municipio tinerfeño de Arona habían aparecido animales descuartizados en el interior de sacos, concretamente la información hacía referencia a palomas, gallinas, un pato, un gato degollado y descuerado de forma parcial e incluso la cabeza de una cabra. Aunque las investigaciones siguen abiertas para esclarecer la responsabilidad de estos crímenes, todo parece apuntar hacia algún tipo de ritualística en la que el sacrificio animal se hace necesario. Aprovecho la ocasión porque no está de más, para recordar que la mutilación y tortura de animales domésticos o susceptibles de ello, está castigado en el Código Penal de tres meses a un año de cárcel. Es posible que a nadie sorprenda este tipo de hallazgos, ya que especialmente en las Islas Canarias, y concretando mucho más, en el sur de la isla de Tenerife, encontrar restos de aves desnucadas o desplumadas junto a otros útiles, es algo relativamente habitual. El aumento de prácticas de este tipo, y es un dato que está perfectamente contrastado, está íntimamente ligado al aumento de población foránea que se ha asentado en prácticamente la totalidad de municipios sureños. ¿Pero de qué hablamos exactamente? No sería riguroso indicar que todos estos macabros hallazgos responden a una misma práctica, aunque hay que admitir que la inmensa mayoría corresponden al campo de la santería o rituales de esa índole. En las Islas Canarias se encuentra la mayor concentración de grupos ritualísticos de toda España, y no solo hablamos de personas que curan el “mal de amor” o “atraen el trabajo” mediante el corte de pescuezo de un ave o el goteo de cera caliente sobre un dibujo hecho en el suelo. También podemos referirnos a lo que se conoce como Palo o las reglas del Congo, grupos que centran sus orígenes en las etnias melanoafricanas y cuyas prácticas fueron llevadas a Cuba a través de la contratación de esclavos africanos. A mediados del siglo XX, se extiende fuera de la isla caribeña y llega a Estados Unidos, Venezuela, Colombia y Puerto Rico.

SectasEl número de seguidores de Palo Congo en todo el mundo es imposible de determinar y basan su sistema de creencias en dos grandes bases: la creencia en los poderes que ofrece la Madre Naturaleza y la veneración de los espíritus de sus ancestros. Los objetos naturales y especialmente los palos son conocidos como Prenda y son objeto central de ritos mágicos. El culto y la práctica del Palo se desarrollan sobre un altar, en un espacio consagrado que contiene tierra sagrada, restos humanos y otros objetos o pertenencias. Además, hay que indicar que este lugar de culto está habitado por un muerto o el espíritu de un muerto que actúa como guía para todas las actividades que ahí se desarrollan. Los métodos de adivinación son diversos, pero no debemos obviar el uso frecuente de restos óseos de humanos que obtienen a través de la expoliación de nichos o tumbas en los cementerios.

¿Y en Canarias pululan sectas de las consideradas satánicas, destructivas o peligrosas? La respuesta es un rotundo sí. No en vano, Canarias junto a la zona del Levante español, está considerada la mayor área de proliferación de sectas de todo el país y de las más importantes de Europa. En la década de los 90 se alcanzaron niveles históricos en la implantación de sectas en el archipiélago canario, destacando las sectas de corte milenarista, anunciadoras de la llegada del fin del mundo. En la actualidad, el índice de actividades de este tipo vuelve a repuntar, quizá como resultado del azote de la criminal crisis económica que nos invade y que a todas luces parece no querer abandonarnos. Si buscamos algunos ejemplos, podemos mencionar a las Hermanas del Halo de Belcebú (menudo nombrecito sonoro), secta integrada exclusivamente por mujeres y que tenían su sede en una casa ubicada en el sur de Tenerife, concretamente en el municipio de Arona. Hablamos de una secta perfectamente consolidada en Valencia y Castellón y en algunas zonas de Andalucía como por ejemplo Huelva. Estas féminas adoran a Astaroth, un demonio que se caracteriza por poseer una marcada corona y que sujeta una serpiente en una mano mientras galopa sobre un cánido o animal próximo al dragón.

SectasOtra de las sectas que se han detectado en la isla es la conocida como Los Niños de Dios, fundada en 1919 por el pastor evangelista de origen norteamericano, David Berg. Este grupo sectario basa todos sus actos y creencias en una libre interpretación de su líder sobre la Biblia, y gana adeptos a través de terapias para drogadictos y alcohólicos. Con estas personas les resulta mucho más rápido anular su voluntad y reclutarlos para lo que según fuentes policiales, podrían ser prácticas violentas o que incitan a hacer apología de la violencia. Ordo Illuminatorum también se ha afincado en la isla, con medio centenar de adeptos (que se sepa) y con marcadas tendencias a la extrema derecha. Su fundación fue realizada por un grupo de masones “desviados” y obsesionados por el sexo tántrico. Ordo Templis Orientis es la rama femenina de la Iluminatorum, y tiene como principal actividad, continuar con el trabajo que iniciaron los templarios siglos atrás. Su ritualística se basa principalmente en orgías sexuales y en las que predominan grandes dosis de sadismo. La secta Satori es otra de las agrupaciones que campan a sus anchas en Tenerife, y está liderada por una mujer de origen ruso que está afincada en Santiago del Teide. De esta secta se sabe que sus integrantes ascienden a cerca de un centenar, y que se muestran públicamente en la prensa rusa con el signo SSS correspondiente a Sol, Sexo y Sangre, como reclamo para que los ciudadanos rusos/as viajen hasta nuestro archipiélago. La Asociación Mahikari-Luz Verdadera (Sukyo Mahikari) es otra de las consideradas como sectas destructivas y que busca implantación en Tenerife. Los seguidores de esta agrupación son constantemente amenazados con el daño físico e incluso se les inducen a padecer enfermedades para luego ofrecerles a precio elevado los remedios basados en “energías inservibles” y prácticas perjudiciales para la salud de las personas. Son “reprogramados” para rechazar cualquier ayuda médica o medicamento oficial. Dicho de otro modo, en esta agrupación las prácticas están dirigidas a lavar el cerebro de sus adeptos hasta alcanzar el dominio total sobre su persona.

En fin, esto es solo un ligero esbozo sobre los grupos y pseudo-clanes que actúan en nuestra isla. No son todos, solamente una muestra que puede dejar entrever una realidad llena de opacidad y no exenta de peligros para sus integrantes y evidentemente para la totalidad de la sociedad. Es oportuno señalar para ofrecer cierta tranquilidad sobre el asunto, que gran parte de entidades sectarias están siendo controladas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, manteniendo el cerco lo más estrecho posible para evitar la expansión descontrolada de las sectas que operan en nuestro territorio. Un apunte más: no todo lo que parece ritual, lo es, ni todo lo que parezca ser una secta acaba por serlo cuando indagamos un poco. También proliferan los grupos de personas –jóvenes en su mayoría- que leen cuatro páginas en Internet y con la información sesgada que obtienen se organizan y realizan “cutre rituales” de corta y pega, mezclando cosas de allí y allá, simbología satánica con oratorias de santería o de corte asiático. Muchos de los rastros que podemos encontrar de rituales, son el resultado de las imbecilidades de estos personajes, que no por “jugar” a ser Dios de cartón piedra, están exentos de responder ante la justicia cuando se trasgrede la Ley como por ejemplo a través de la tortura y el sacrificio animal, y eso cuando no se intenta ir un poco más allá.

 PUBLICIDAD

Conferencia en La Gomera

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies