TODAS LAS CULPAS AL DEMONIO

TODAS LAS CULPAS AL DEMONIO
© Juanca Romero Hasmen
Página dominical Angulo 13 en Diario de Avisos (29-mayo-2016)

Página dominical Angulo 13 en Diario de Avisos (29-mayo-2016)

Aquellos días en los que el primitivo ser humano miraba al cielo culpabilizándolo de los fuegos provocados por los rayos y se escondía de las sombras, aquellos días digo, han quedado atrás. Y es que a pesar de que a veces no lo parece, hemos evolucionado notablemente, y aunque los miedos no se han ido de nuestro entorno, al menos ahora aparecen tuneados en un baño de sofisticación. Pero hay algo que poco o nada ha cambiado, y es el empeño que ponemos en culpabilizar de todos nuestros males a esa figura inventada por las religiones a la que conocemos como el demonio. En algunas ocasiones hemos hablado sobre asuntos afines a las fuerzas malignas y a cómo extraer esas entidades del inframundo, de nuestro entorno e incluso de nuestro propio cuerpo. En esta línea, y hace algo más de dos semanas, una mujer murió por las quemaduras que sufrió en su cuerpo durante un ritual de exorcismo realizado en la localidad de Buenavista (Sucre), en Colombia. Rosario María Acuña Campo, con tan sólo 36 años de edad, acudió a una “bruja” que afirmaba que podía sacar el mal del interior de la mujer, mediante unos rezos. Lo cierto es que las oraciones dieron paso a una ritualística algo más agresiva, en la que la Rosario fue bañada en azufre y alcohol, que prendió rápidamente al tomar contacto con las cercanas llamas. Para más hacerlo mucho más bizarro, las informaciones hablan de que la mujer en llamas, se abalanzó sobre la exorcista de pacotilla, quien la empujó provocándole además lesiones en las manos more information. Ambas mujeres fueron ingresadas, muriendo Rosario Mª Acuña, 9 días después. Según relató su propio esposo, hacía algunas semanas que se sentía perseguida y veía el sueño alterado por fuertes pesadillas. Fue ese motivo el que la llevó hasta la hechicera que le diagnosticó la presencia del demonio en su interior.
Parece mentira, pero en pleno siglo XXI seguimos recurriendo a las soluciones más vinculadas a la fe, que a los razonamientos lógicos y próximos a la medicina convencional. Esta sociedad tan digitalizada y teóricamente aperturista y reformada, sigue agarrándose a avatares icónicos muy parecidos a los mismos que utilizaban los cavernícolas hace miles de años. Atribuir el poder del mal a una serie de entidades fruto de la enfermiza inventiva de las religiones, lo único que hace es rotular nuestra debilidad como especie y dejar al desnudo la simpleza que nos envuelve. Sorprendería conocer qué tipo de hombres y mujeres poderosos y con influencia, acuden a este tipo de “saca bichos” para alejar a sus propios demonios y de paso, si pueden, enviar con conjuros y ungüentos, un puñado de ellos a los contrarios. Así es que si usted me lo permite, más pronto que tarde, en esta misma página daré algún que otro ejemplo de conocidos y su vinculación con las fuerzas del mal, entrecomíllelo si quiere.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies