TRÁFICO DE ÓRGANOS

TRÁFICO DE ÓRGANOS

© Juanca Romero Hasmen

Esta semana buscamos respuestas a través del no siempre fácil camino de la coherencia, especialmente porque el tema que nos ocupa es catalogado como espinoso y no siempre bien explicado. Hablamos del tráfico de órganos y de las grandes mentiras y pocas verdades que se cuentan. Para ello, recupero una interesantísima entrevista realizada hace unos años a Miguel Ángel Pertierra, médico y especialista en experiencias cercanas a la muerte (ECM).
¿Crees que hay información suficiente para la población sobre cómo funcionan los protocolos relacionados con las donaciones?
– Pienso que la población en general es desconocedora, y hay mucha mitología sobre lo que es una donación de órganos, dónde van, qué es lo que se cobra por ello, dónde se pueden transmitir, qué órganos se pueden donar y cómo hacerlo… Pero en España la verdad es que tenemos la suerte que desde 1979-1980 está bastante regulado a nivel legislativo, y coordinado a nivel de la Organización Nacional de Trasplantes, que se encargar de hacer todos los trámites a nivel de la utilización clínica de órganos. Pero a nivel del público en general hay mucho bulo y desconocimiento.
… La tendencia general es pensar que resulta viable comprar un riñón a través de Internet.
– ¡Hombre!, es complicado. Había a principios de los 90 alguna página que se suponía que los subastaba… o se habla de venta de órganos, o incluso de de sustracciones de personas para quitarles los órganos. Hay mucha leyenda urbana que se basa en un caso real de 1988, en la que a un señor turco que fue a Inglaterra, le extrajeron previo pago un riñón, y luego denunció el caso. De ahí tanta leyenda urbana.
 
Hablemos un poco de cómo funcionan las cosas realmente.
– En el momento que un médico o grupo de médicos, determinan que una persona necesita un trasplante, entra en una lista, coordinada como ya dije por la Organización Nacional de Trasplantes, y se empieza a buscar un órgano compatible con esta persona, por edad, analíticas, sistema inmunológico, todo lo más compatible, porque eso llevará a que el órgano pueda vivir dentro del receptor.
Hay una coordinación nacional, donde existen una serie de órganos a nivel de España, y supranacionales, también se pueden traer de otras partes de Europa. Después hay una coordinación autonómica, hay una serie de localizaciones donde pueden estar, y a nivel ya hospitalario, donde en el momento que se da la unión de un donante y un receptor, se juntan y se produce el trasplante, es lo que se llama en muchos sitios el modelo español, que incluso se está adoptando en otras partes del mundo, porque parece ser que tiene bastante aceptación.
Parece que el sistema español está bastante blindado, ¿verdad?
– Sí, la verdad es que sí. Además tiene una serie de garantías en la que una persona no tiene demasiado tiempo de espera, donde hay una serie de contribuciones a la salud del paciente, por lo cual está monitorizado y se da una serie de priorizaciones.
Depende del estado del paciente, se prioriza en un momento u otro, para que así el que más lo necesite lo reciba antes. Aunque bueno todos los pacientes que necesitan un trasplante de órganos, tienen esa necesidad. Incluso la localización, buscar un receptor una vez que fallece un paciente donante.
Ahora hablabas del blindaje del sistema español, pero evidentemente cuando otros países se fijan en el nuestro, es porque en el suyo o no existe, o no es del todo bueno. ¿Cabe la posibilidad de que en determinados países, sí pueda ser viable el tráfico de órganos, entre vivos o muertos?
– Hombre, la verdad es que tráfico de por sí, pudiera haberlo. Pero lo que sí está reconocido es la venta del órgano del paciente vivo. Una persona que no tiene medios económicos suficientes, le pagan una serie de dinero por vender su riñón, y ese riñón que vende lo utilizan en un tercer país, donde el receptor paga otro dinero muy superior… El donante puede recibir 10.000 dólares, y el receptor puede pagar entre 150.000 y 200.000 dólares.
Después está el típico tráfico de órganos, como ocurrió en el caso de China, donde todo paciente que fallecía, especialmente los presos de las cárceles, eran obligatoriamente donantes, y esos órganos se vendían al mundo occidental. Pero hay países como por ejemplo Costa Rica, que dentro de sus cánones de transacciones, tienen tipificado un número determinado para el tráfico de órganos, legal. El tráfico de órganos ilegal, puede existir, siempre y cuando haya personas sin escrúpulos. Realmente casos concretos no se conocen, hay mucha rumorología, que si México, que si Chile… pero realmente aquí en España no llegan esos casos, porque nuestro sistema está bastante bien organizado […]
¿Puede ocurrir que alguien en “tercer mundo” venda sus órganos”? ¿Está penado también en las leyes de esos países?
– Teóricamente está perseguido, lo que pasa es que en esos países hay una relajación de las leyes, y en un momento determinado, en el mercado negro, pueden permitir la venta bajo cuerda de esos órganos. Cada país tiene una serie de leyes, que las cumplen de una u otra forma. Por ejemplo en Sudáfrica, se habla del turismo del trasplante. En esos países la ley no permite el tráfico real de los órganos, pero los órganos aparecen de alguna zona […]
Se habla de una leyenda, en la que en una noche de borrachera, te meten en una bañera llena de hielo, te sacan un órgano y se lo llevan. ¿Medicamente, eso se sostiene?
– La verdad es que una extracción de un órgano es complicada. Eso viene de la leyenda urbana. En 1991, se recoge una leyenda de este tipo. El único caso realmente contrastado fue el que hemos comentado de 1988, del paciente turco.
También he escuchado Miguel Ángel, que hay un cierto nuevo mercado, de comercio ilegal de células y tejidos.
– Cualquier órgano, parte o tejido, se pueden utilizar. Por ejemplo las córneas, pueden durar una vez extraídas, semanas, si está bien hecha la extracción. Pero médula ósea, piel y cualquier otra parte del organismo pueden ser trasplantados.
Muchas gracias Miguel Ángel, por ayudarnos a desmitificar todas esas leyendas urbanas.
– Gracias a vosotros. Un abrazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies